Si has llegado hasta aquí...

...es probable que estés buscando información sobre una plaga o enfermedad de tus rosales. Recuerda que es responsabilidad de tod@s el uso sostenible de los tratamientos fitosanitarios: la utilización de insecticidas, fungicidas, acaricidas, etc. ha de ser puntual, proporcionada y justificada, minimizando los efectos negativos sobre los humanos y la fauna terrestre y acuática.

martes, 25 de noviembre de 2008

Excusas jardineras

Excusas jardineras para encontrarnos con Cherubino:


  • Uno de los personajes de Le nozze di Figaro, Antonio, es un jardinero
  • En el acto II de Le nozze Cherubino salta desde un balcón y aterriza sobre una maceta con claveles
  • En el acto III Cherubino, disfrazado de campesina, acude con un ramo de flores a homenajear a la Condesa
  • El cuarto y último acto transcurre por entero en un jardín

Y qué queréis que os diga... que nos gusta Cherubino, su inocencia, su descaro, sus ganas de vivir, su desconcierto, y que nos gusta Mozart, y que no podemos disimularlo...


Non so più cosa son, cosa faccio, de Le nozze di Figaro, de W.A. Mozart, con libreto de L. da Ponte. Canta Pamela Helen Stephen.



Non so più cosa son, cosa faccio...
or di foco, ora sono di ghiaccio...
ogni donna cangiar di colore,
ogni donna mi fa palpitar.
Solo ai nomi d'amor, di diletto,
mi si turba, mi s'altera il petto
e a parlare mi sforza d'amore
un desio ch'io non posso spiegar.
Parlo d'amor vegliando,
parlo d'amor sognando,
all'acqua, all'ombre, ai monti,
ai fiori, all'erbe, ai fonti,
all'eco, all'aria, ai venti,
che il suon de' vani accenti
portano via con sé.
E se non ho chi mi oda,
parlo d'amor con me.


Ya no sé lo que soy, lo que hago...
unas veces soy de fuego, otras de hielo...
cualquier mujer me hace cambiar de color,
cualquier mujer me hace palpitar.
Con sólo escuchar el nombre de amor, de gozo,
se me turba, se me altera el pecho
y me obliga a hablar de amor,
¡Un deseo, un deseo que no puedo explicar!
Hablo de amor despierto,
hablo de amor soñando,
al agua, a la sombra, a los montes,
a las flores, hierbas, fuentes,
al eco, al aire y a los vientos
que el sonido de mis vanos acentos
se llevan consigo.
Y si no tengo quien me oiga,
hablo de amor conmigo,

(La traducción, de Kareol)


"Una de las cosas más trágicas que conozco sobre la naturaleza humana es que todos tendemos a posponer la vida. Soñamos con un mágico jardín de rosas tras el horizonte, en lugar de disfrutar las rosas que están floreciendo hoy tras nuestras ventanas".
Dale Carnegie.

18 comentarios:

iolanda 25 de noviembre de 2008, 16:25  

Cherubino es encantador! la verdad ¡que diferencia ver y entender a simplemente oir!
Gracias!

Hawai 25 de noviembre de 2008, 20:05  

Muy bien traído, Elionor!!!!. Ji ji ji.

Ioli, definiría a Cherubino como un conjunto de hormonas en ebullición, más que como encantador jajajajaja.

Elionor 25 de noviembre de 2008, 20:11  

Has visto, Hawai? Ayer estuve viendo la ópera y no perdí un detalle floral de Cherubino, ji ji.

Josep 27 de noviembre de 2008, 13:10  

Gracias por estos fragmentos. Nos amplías horizontes a los que no sabemos nada de de ópera y música clásica.
Saludos

Nemorino 27 de noviembre de 2008, 19:15  

No son excusas, son hechos muy bien justificados :).

Pero... no he conseguido conectar con Cherubino. Me daré más oportunidades, claro está.

Enlazando con Der Rosenkavalier... me pregunto si estas dos obras no las pueden cantar contratenores, ¿no sería más divertido y chocante?

Mercès Elionor.

Elionor 28 de noviembre de 2008, 10:54  

Vaya, el seductor y achuchable Cherubino no ha tenido éxito esta vez ;-)

Ninguno de los dos papeles los puede cantar un contratenor, porque están escritos para mezzo; los contratenores cantan los papeles escritos originalmente para castrati (que también pueden cantar mujeres).

Creo que en recitales sí que los cantan a veces, pero es como cuando un barítono canta un aria para tenor, "licencias de recital" ;-)

Si lo dices por la interpretación, consiguen que te olvides de que son mujeres...

Nemorino 28 de noviembre de 2008, 16:57  

Tú ten paciencia que a Cherubino lo veré-escucharé con tranquilidad :).

Uno que está aprendiendo. Me pensaba que los contratenores tenían el registro de una soprano y, que ésta, también puede cantar igual de bien y cómoda como mezzo.

Yo me imagino a un hombretón con voz femenina haciendo el jovenzuelo y ya me hace gracia, qué simplón... :)

Elionor 28 de noviembre de 2008, 18:36  

Dos que estamos aprendiendo (y malo el día en que dejemos de aprender):-)

A ver si sé explicarme sin meterme en un jardín. Si me meto, al menos que sea de rosas ;-):

- durante todo el Barroco y hasta finales del siglo XVIII los compositores escribieron papeles para castrati, que eran lo más de lo más: por cuestiones hormonales su voz no había cambiado, pero su cuerpo sí, por lo que eran capaces de dar las notas más agudas con la máxima potencia.

- cuando (felizmente) desaparece la voz de castrato, alguien tiene que cantar esos papeles; los cantan indistintamente contratenores (hombres que a base de técnica consiguen cantar en tesituras "femeninas") o mujeres.

- para liarlo un poco más, la división de voces que utilizamos ahora es relativamente reciente, creo que se va concretando a mediados del siglo XIX; durante el Barroco y el Clasicismo no había, por ejemplo, separación entre mezzos y sopranos, o entre barítonos y bajos.

- y para liarlo del todo, los compositores componían para los cantantes que tuvieran a mano. A ver, fulanita, ¿qué extensión tiene? Y para esa extensión escribían su papel.

Total, que los contratenores pueden ser, según su tesitura, contraltistas, mezzosopranistas o sopranistas. Y, por lo que respecta a mezzos y sopranos, las fronteras se difuminan en la época de la que estamos hablando, lo mismo que entre barítonos y bajos, y el papel de Don Giovanni igual te lo canta uno que otro.

En principio, una soprano "pura" no canta las notas más graves de una mezzo, ni una mezzo "pura" las más agudas de una soprano. En la práctica, cada voz es cada voz... y volvemos al principio ;-)

Perdón por el ladrillito.

Hawai 28 de noviembre de 2008, 18:52  

No es ladrillito, que te has explicado muy bien, Elionor.

Una cosa que observo es que hay cantantes para determinadas óperas, y para determinados compositores. Más allá de su tesitura, que, por supuesto, es clave, los hay mozartianos, verdianos (se dice así o veristas???), rossinianos, etc.. Quizás es porque comunican mejor con el compositor, o porque asimilan mejor cierto personaje. No sé expresarlo mejor.

Pobres castrati. Mecachissss.

Josep 28 de noviembre de 2008, 18:59  

Gracias por estas pinceladas sintéticas acerca de voces. Ciertamente, no tenía ni idea.
Saludos!

Nemorino 28 de noviembre de 2008, 19:32  

senyora! Me viene fenomenal tu explicación y de ladrillito, res de res.

Hawai, creo que te entiendo. Se ve que hay cantantes que tienen un repertorio acotado pero no sé el por qué. ¿No son capaces de llegar a las notas? ¿No son capaces de transmitir dramatismo?...

Elionor 29 de noviembre de 2008, 18:32  

Hawai, Nemorino, tenéis toda la razón, no todo el mundo puede cantar bien todo. Por una parte está el tipo de voz, no es lo mismo cantar esto que esto otro, aunque las dos sean sopranos; también está el estilo, como decía Hawai, no se canta igual Mozart que Verdi, ópera que lieder, hay técnicas específicas para cada tipo de canto. Y también está, supongo, la afinidad personal y la capacidad de transmitir de cada cantante, su expresividad. Lo mismo que un buen actor no es bueno en todos los papeles, más o menos.

Hawai 30 de noviembre de 2008, 20:23  

Elionor, qué zuzto,... has puesto a Wagner sin previo aviso, malona jajajajajajaja. ¿Esa aria no es de La Walkiria?.

Donde va a parar la delicadeza de Los Cuentos de Hoffmann. Todo en esa ópera es delicado.

El físico también influye, imagino que más en los actores que en los cantantes, pero también influye. Quieras que no, sirve de apoyo para construir el personaje.

Elionor 1 de diciembre de 2008, 11:33  

Jejeje, lo de Wagner era para comprobar si realmente leíais... No me digas que el constraste no es ilustrativo, ¿cómo va a cantar la misma señora las dos cosas?

El físico influye, seguro... Recuerdo una Tosca, Mario pintando y cantando lo preciosa que era su Tosca, y entra en el escenario una señora, que, pobreta, era una mole, y para colmo llevaba entre las manos un ramo que desde el primer piso se veía que era de plástico, horreur! Hubo un murmullo generalizado... Si son buenos actores te los crees bastante, pero, por ejemplo, el gran Pavarotti era un pasmarote en el escenario.Ahora, que ya me hubiera gustado verlo en sus buenos tiempos, pasmarote o no...

Nemorino 3 de diciembre de 2008, 21:12  

Me quedo con 'Les oiseaux dans la charmille'y me he propuesto ver 'Los Cuentos de Hoffmann'. Con el aria que nos pones me he imaginado al momento a la Sutherland muy cómoda en este rol, ¿puede ser?

Escuché por primera vez a la Dessay, en la tele claro, en 'La fille du régiment' y me gustó mucho. Fue en la representación que hizo en la Wiener Staatsoper durante el año pasado junto con Juan Diego Flórez, otro que acabé de conocer y también me encantó, y la Caballe como Madame la Duchesse de Krakentorp. Hay que ver los agudos que tiene la pareja Dessay-Flórez.
Respecto a la soprano catalana... ¿Ella no es famosa, entre otras cosas, por su repertorio variado, que dicen, que la hace única?

Hawai 3 de diciembre de 2008, 21:15  

Ah, ya ves que leemos jajaja.

Realmente, ser un gran cantante de ópera no es tan sencillo. Reunir todas las cualidades vocales, actorales, capacidad de transmitir al público.

No es de extrañar que el público los llame div@s.

Un ramo de plástico, mecachissss. Seguro que una diva-diva se niega a salir a escena con plásticos ji ji ji.

Elionor 9 de diciembre de 2008, 12:24  

Nemorino, te suena bien ;-) Joan Sutherland cantó los cuatro papeles de Los cuentos de Hoffmann, no sólo el de Olympia.

Montserrat Caballé tuvo un repertorio muy amplio, no sé si extraordinariamente amplio; siempre ha sido muy inteligente eligiendo y preparando papeles.

Y de los cantantes en activo, Natalie y Juan Diego, espero que tengan una larga y fructífera carrera para disfrutar con ellos. Yo estoy deseando que Juandi cante papeles mozartianos, a ver si hay suerte, porque me gusta mucho cómo canta pero su repertorio no me motiva demasiado...

Hawai 10 de diciembre de 2008, 11:34  

Ya que estamos en épocas cercanas a la Navidad: recuerdo un especial de música navideña y sacra de Montserrat Caballé y Montserrat Martí, impresionante. Lo pusieron en la tele debe hacer como tres o cuatro años. Era en una iglesia centroeuropea (¿Alemania, Austria?...no recuerdo). El público aplaudió tanto, tanto a la Caballé.

Inspiración jardinera

"No hay dos jardines iguales. No hay dos días iguales en el mismo jardín."

Hugh Johnson

Ojo científico

Inspiración jardinera

"Debido a que el aroma de las flores es mucho más suave en el aire (donde va y viene, como la cadencia de la música), que en la mano, nada resulta más placentero que conocer cuáles son las plantas que mejor perfuman el aire. Las rosas, damascenas y rojas, son las que emiten aroma de manera más rápida...."

De Jardines, escrito por Francis Bacon en 1625.

---Muchas gracias por visitarnos, y disfrutar con nosotros de Días de rosas  © 2008-2015

Volver hacia ARRIBA