Si has llegado hasta aquí...

...es probable que estés buscando información sobre una plaga o enfermedad de tus rosales. Recuerda que es responsabilidad de tod@s el uso sostenible de los tratamientos fitosanitarios: la utilización de insecticidas, fungicidas, acaricidas, etc. ha de ser puntual, proporcionada y justificada, minimizando los efectos negativos sobre los humanos y la fauna terrestre y acuática.

domingo, 22 de diciembre de 2013

Pasó el otoño... y llegó el invierno.


Mi amiga María, del blog Paisaje Vegetal, ha tenido la amabilidad de enviarme unas fotos de rosas escarchadas por la helada decembrina. Y, con ellas, llega la perfecta excusa contemplativa para hacer balance y divagar un rato.

2013 nos trajo una primavera anti-primaveral, con exceso de lluvias y temperaturas bajas hasta bien entrado el mes de junio. Desde luego, no será uno de mis años roseros predilectos, demasiada incertidumbre, aunque, paradójicamente, la huerta marítima estuvo más espectacular que nunca. Sí recuerdo la floración de las magnolias como estupenda. Y la de los Iris germanica. Algunos rosales se resintieron, necesitados de una mayor templanza, en especial los híbridos de té. Es un misterio, dado que los rosales de té florecieron de forma habitual, y, en teoría, necesitan más el calor que los híbridos.



 A la primavera infernal le siguió un estío a la antigua usanza: semanas sin una gota de lluvia. No puedo decir que me importara, ya que soy playista :), y la huerta pasa a ser secundaria en verano. Eso sí, las pobres hortensias--golosas consumidoras de agua--llegaron a finales de septiembre languideciendo. Pobriñas, qué mal aspecto tenían. 


Empezó el otoño. Siguiendo tendencia, no podía ser normal, sino muy caluroso y con un período de lluvias que recordaban al monzón. Octubre de 2013 quedará para los anales con sus récords de agua por metro cuadrado y demás mediciones estrafalarias. 


Le tocó a noviembre redimir 2013, y ha sido, junto con las primeras tres semanas de diciembre, el otoño más espectacular que recuerdo: una luz impresionante, rosales floreciendo, camelias perezosas. 


La benignidad de noviembre permitió llevar a cabo los trabajos roseros 'no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy': he plantado 13 nuevos rosales. He podado los ya agotados. Podría haber podado todos, pero, la verdad, era una pena, dada la cantidad de flores que incluso a día de hoy tienen. Tampoco me interesa estimular una floración demasiado temprana, mejor que se decante hacia bien entrado junio. He realizado gran parte del abonado orgánico de fondo. Hay pulgones (¿no se supone que los pulgones son un evento primaveral?).

El cielo aguamarina de este diciembre, algo fuera de lo corriente. En unos días, notaremos que las horas de luz se alargan, y tengo la impresión de que nos hemos saltado la fase de oscuridad. No hay invierno, ya casi es primavera...








"Una rosa es una rosa es una rosa". Gertrude Stein.

domingo, 17 de noviembre de 2013

La fragancia en las rosas: pequeño ensayo sobre la pedantería rosera.

Jardins de Bagatelle (Meilland,1986) de aroma refinado, mi favorita entre los aromas de rosales modernos que cultivo.

Leía hace unos días un artículo de prensa donde se comentaba un estudio sobre los beneficios de la jardinería como actividad física, similares a la práctica habitual de un deporte. Sobre el deporte, la jardinería tiene el añadido de poder ser elevada a Arte y a Ciencia, ya que esta afición es una mezcla de instinto, cualidades (el famoso greenthumb, 'pulgar verde'), inquietudes estéticas y conocimiento de la ciencia vegetal en todas sus facetas.

Penelope (Pemperton, 1924), aroma de híbrido musk por excelencia.

No hay nada perfecto: no hay rosa sin espinas, que diría un roser@. El gran defecto del aficionado al mundillo jardineril es la pedantería, es decir, "el vicio de pedante" que tan bien describe nuestro DRAE:
 pedante.
1. adj. Dicho de una persona: Engreída y que hace inoportuno y vano alarde de erudición, téngala o no en realidad. U. t. c. s. 

El quid está en la última parte de la definición, "téngala o no", que más bien es no en la inmensa mayoría de casos.
The McCartney (Meilland, 1988), aroma alimonado, una de las rosas más premiadas de todos los tiempos por su fragancia.

Ninguna de mis gurús, Vita y Miss Jekyll, eran pedantes. Por el contrario, practicaban grandes dosis de humildad y trataban de dar respuestas sensatas, sin grandilocuencias. No se puede decir lo mismo de otros profesionales y aficionados. Recuerdo que en un foro de jardinería, una señora me dijo 'de rosales sabes mucho, de lo demás, no tienes ni idea'...jajaja, lo hizo por insultarme, pero me sigue haciendo la misma gracia que entonces, porque, la mera verdad es que no sé mucho de nada....

Mme Hardy (Hardy, 1832), el olor a rosa damascena.

¿De donde deviene la pedantería roseril?. Hay dos fuentes básicas, a) la exagerada adulación hacia rosales más por su condición de caros o exclusivos que por sus auténticas cualidades. Los rosales de David Austin se llevan la palma...son un grupo ciertamente irregular, pero muy poca gente se atreve a lanzarles críticas. Y, b) la fragacia: el roser@  mete la nariz y trata de describir lo que huele...eso es demasié...,además  no se priva (no nos privamos jajaja) de contarlo....

Violina (Tantau, 1990)...huele a plátano.

Centrémonos en el aroma. En nuestro descargo, la culpa de esos excesos verbales es más bien heredada: los griegos creían que Eros había esparcido néctar de los dioses sobre una rosa, proporcionándole su fragancia. Con esos antecedentes tan edulcorados... en fin....

Heritage (Austin, 1984), moderna pero con aroma 'a rosa antigua'.

Las rosas tienen capacidad genética para ofrecer centenares de aromas diferentes. Los aromas afrutados son los más fáciles de distinguir para el profano, son aromas que conocemos desde nuestra tierna infancia: a limón, a pera, a manzana, a plátano. En estos niveles, es difícil meter la pata: The McCartney huele claramente a limón, así como Violina huele claramente a plátano.

Just Joey (Cants, 1972) es estupenda para corte, aire afrutado.

Los expertos han desarrollado métodos sofisticados para recoger componentes volátiles de las rosas, y han clasificado los aromas en cinco grandes grupos con múltiples subgrupos. Muy complejo.
Más fácil y útil es hacer un planteamiento desde las familias de rosales. En cuanto a fragancia, hay dos tipos:

  • Rosales antiguos y sus híbridos. En especial, los rosales franceses del s.XIX alcanzan un grado de perfección difícil de igualar. 
  • Rosales modernos. Los híbridos de té y los floribunda han incorporado matices especiados,  hay cultivares con aroma increíble: Papa Meilland, Double Delight, Fragrant Cloud, Margaret Merril, The McCartney, Just Joey, Mr Lincoln, Frédéric Mistral...y muchos más. Aquí incluiríamos a los rosales ingleses de D. Austin: Heritage, Scepter'd Isle, Gertrude Jekyll, etc. 

La rosa de mi gurú Gertrude Jekyll (Austin, 1986), que huele a rosa de nuestras abuelas, como no podía ser menos.

No es fácil conseguir hibridar un rosal con buena fragancia, porque no se trata sólo de fragancia, son muchas características: forma de flor, color, arbusto, follaje, resistencia....Son muchos los factores a tener en cuenta y la resistencia a los ataques de hongos sigue siendo, a día de hoy, una prioridad y uno de los grandes caballos de batalla para los obtentores.

Rosa Mundi (anterior al s.XVI), con aire silvestre y todo el aroma de la gran familia gallica.

El pasado lunes llevé al despacho un ramillete con las últimas flores otoñales de Papa Meilland, llenando todo el espacio de aroma. Papa Meilland no es un rosal ideal de jardín, el arbusto es más bien poca cosa...pero, compensa con creces su cultivo. La rosa sigue despertando los sentidos.






"Una rosa es una rosa es una rosa". Gertrude Stein.

jueves, 7 de noviembre de 2013

Pompon Blanc Parfait: mestizaje de dos sagas familiares.





Las flores y las hojas de Pompon Blanc Parfait (Eugène Verdier, 1876) parecen fruto del trazo minucioso de un pintor flamenco del s.XVI. A mayores, este arbusto encierra interesantes detalles desde el punto de vista genético. Se trata de un híbrido entre dos familias, la europea de las rosas alba y la charlestoniana de las rosas Noisette.
Observemos la evolución de una flor: comienza siendo un capullo con los penachos típicos de la familia alba, pasando a una esfera perfecta (pompon parfait), más blanco empolvado que blanco, como las rosas alba (vid. Rosa alba incarnata). Y en ramilletes generosos, como las Noisette. 


 El pompón se despliega con pétalos ordenados en forma de roseta, con anillo alba  y un minúsculo botoncito central, cargado de aroma refinado y dulce.


El paso de los días hace que el rosa se desvanezca hasta casi blanco, y los pétalos exteriores se reflejan, un detalle Noisette. 


La forma del ramillete también es típicamente Noisette, así como la eventual floración otoñal recurrente. De las alba, ha heredado una forma de arbusto erguido y alto, bien ramificado, en su conjunto agradable, y la textura mate de las hojas. 

Eugène Verdier (París, 1827-1902) fue el hijo de otro gran hibridador, Victor Verdier. Abrió su propio negocio especializado en rosas, peonías y gladiolos, sacando al mercado más de 200 cultivares de rosas, en su mayoría híbridos perpetuos. 

Nota: !!!mucho cuidado al comprar esta rosa!!!, hay al menos otra rosa vendida bajo este nombre que no es Pompon Blanc Parfait. Se distingue con facilidad, dado que la falsa pompon carece de los capullos esféricos, son apuntados. 

"Una rosa es una rosa es una rosa". Gertrude Stein.

jueves, 31 de octubre de 2013

Duc de Guiche: el suelo y el color de las flores.



Una de tantas maravillas en el mundillo de las rosas gallica es ésta, Duc de Guiche (ca. 1810). Aglutina todas las cualidades que han dado excelencia a esta familia: resistencia en todos los sentidos, altura media del arbusto, follaje abundante, flores muy llenas y aromáticas, color escandalosamente magenta...

Sin embargo, Duc de Guiche no es sino la excusa para hablar de un tema al que vengo dándole vueltas desde hace tiempo: la influencia de la composición del suelo en el color de las flores. El observador avispado, podrá percibir un cierto halo púrpura que rodea la parte exterior de los pétalos....Este proceso de 'purpurización' es habitual en mi huerta marítima: suelo ácido en clima atlántico. Deduzco que el suelo tiene abundante disponibilidad de aluminio, dado el azul sin vacilación de mis hortensias y la progresiva transformación de las que empiezan siendo de color fuchsia intenso y terminan completamente púrpuras en un par de temporadas. Es más, las camelias, siempre con tanta facilidad para mostrar en sus flores el resultado del entorno y los avatares climáticos del año en curso, poseen ese mismo halo púrpura en algunos cultivares de color rosa y rojo. Este efecto se intensifica en las temporadas de lluvia y disminuye en los meses de pseudo-sequía estival que se estilan en las Rías Baixas.

Soy de ciencias, sí...pero mis derroteros son otros...no estudio Química desde COU, o sea, desde los 17 años... !!!largo me lo fiáis!!!....ha sido mi amiga Palma Martín, dueña de Creajardín, química con experiencia, la confirmadora oficial de la relación entre pH, disponibilidad de aluminio, disponibilidad de agua y color de las flores.

Parece ser que el genial Vibert relató en vida que la rosa Duc de Guiche y Sénat Romain eran la misma...una de tantas confusiones históricas entre cultivares, habiéndose perdido, en cualquier rincón de trabajo de cualquier jardinero francés descuidado, las notas con el nombre del obtentor. La rosa perdura.



"Una rosa es una rosa es una rosa". Gertrude Stein.

lunes, 7 de octubre de 2013

Popcorn y Gourmet Popcorn: pequeñas rosas para disfrutar.




Hace años, desde 2007, que cultivo Popcorn (Dennison H. Morey, 1973), y, sin embargo, nunca le he dedicado un ratito a escribir sobre esta pequeña joya rosera, que es uno de mis rosales más favoritos (vale, ya sé lo que estáis pensando: tengo una lista eterna de más favoritos, pero es porque sobre los no-favoritos no escribo ;) ).  Se trata un rosal mini, tercera generación de R. roulettii, con mucha base genética de polyantha. Las proporciones entre tamaño del arbusto, hojas y flores son adecuadas, pero, sobre todo, tiene una cualidad clave para evaluar un mini: se cultiva sin problema en maceta.
Según HMF, las dimensiones finales son entre 20 y 60 cm de altura, y 60 cm de anchura. Coincido con esta descripción, ya que más o menos 70 cm era lo que medía el mío cuando lo podé por primera vez este pasado mes de julio, nunca lo había podado. Es decir, no es un rosal mini de éstos que plantas y dejan de ser minis en cuanto tienen espacio, para pasar a convertirse en una maraña de ramas con más bien pocas ganas de florecer en abundancia.


Las flores son chiquitinas, blancas, numerosas, en panículas. Enseñan los estambres, muy en el estilo polyantha, y tienen un agradable aroma que, personalmente, me recuerda a la miel que en La Alcarria se llama 'mil flores'. El follaje es muy sano.

Louis Desamero descubrió una mutación de Popcorn en el año 1986, y fue introducida en el mercado por Weeks Roses. Así es como uno de los rosales arbustivos más extraordinarios llegó a los jardines de los aficionados: Gourmet Popcorn (Desamero, 1986).






Gourmet Popcorn es, básicamente, una versión magnificada de Popcorn. Un tamaño mayor del arbusto, hojas un poco más grandes, flores semidobles, más flores incluso que Popcorn....


No debería cultivarse en contenedor, sobrepasa la capacidad, aunque no llega a ser un arbusto alto. HMF señala 70 cm como altura final, y estoy de acuerdo. Eso sí, hay que podarlo todos los años, lo agradece.


Para aquellos que no sepáis inglés, os aclaro el significado de los nombres, porque, en este caso, tienen su punto de curiosidad. Popcorn significa 'palomitas de maíz', bien elegido el nombre, ya que las flores son tal cual. Y el más grande, es la versión gourmet de las palomitas ;).

"Una rosa es una rosa es una rosa". Gertrude Stein.

miércoles, 5 de junio de 2013

Aspirin® Rose



He decidido que Aspirin® Rose va a ser mi nueva más-mejor amiga rosera :). Se lo ha ganado a pulso durante los últimos años, y en éste, ha llegado a un esplendor digno del mismísimo Barroco Rosero. Comparada con otras que reciben tantos mimos sin dar, a veces, demasiadas satisfacciones, Aspirin® Rose merece ser recompensada.

El objetivo de Evers, según HelpMeFind, era encontar una rosa paisajística que no precisara de cuidados, y en los campos de prueba, apareció esta rosa, en 1989. Tantau comenzó a comercializarla en 1995, para conmemorar el aniversario del conocido (y tan útil) medicamento.



Conceptualmente, se ajusta bien a la pretensión de Evers: abonado y mejor-no-podar, una gran floración primaveral y flores dispersas el resto del verano-otoño. Incluso podría podarse con recortasetos, caso de ser necesario darle forma en una bordura o plantación en masa.



El tamaño del arbusto difiere según el clima. Es resistente, tanto a  heladas como a hongos, de hecho ostenta el galardón ADR. Esto ya es indicativo de que en climas suaves va a alcanzar un tamaño bastante superior al que marca el productor. Difiero de las medidas y proporciones que da HelpMeFind, 70-100 cm de altura y 30 cm de anchura, porque, desde luego, mi arbusto es bastante más ancho. Tiene unas medidas de 170 cm de altura y prácticamente otro tanto de anchura.



Las rosas son elegantes, en color rosa madreperla, muy al estilo de la casa, en ramilletes que abren lentamente. Aguantan días y días en el arbusto, haga sol o llueva,... y también son duraderas como flor cortada. El aroma es suave, a rosal silvestre. ¿Y no tiene ninguna pega?...una, sin duda: retirar los cientos de flores una vez marchitas....lleva su tiempo ;).


"Una rosa es una rosa es una rosa". Gertrude Stein.

jueves, 18 de abril de 2013

Cómo trasplantar un rosal en maceta. Procedimiento útil para plantones y minis.

Lo que os voy a comentar a continuación es la forma en la que trasplanto mis rosales en maceta. Es un abc de la jardinería, algo muy básico, pero, nunca está de más recordar cómo se hace, ya que todos hemos sido novatos en algún momento :). 

Este método es útil para rosales en proceso de crecimiento (esquejes, plantones), o para los minis de cultivo habitual en contenedor. En este caso, voy a trasplantar el más famoso y deseado de los minis, el micromini Sí (Dot, 1957), una exquisitez histórica de la que ya nos ha hablado Josep aquí, y cuya ficha en HMF es ésta. Está brotando con fuerza, un momento ideal para el trasplante.



Manos a la obra....necesitamos:

  • El rosal.
  • Una maceta de diámetro mayor.
  • Algún material para el drenaje, en este caso son unos trozos de maceta rota, pueden ser unas piedras.
  • Sustrato de plantación.
  • Enmienda orgánica, como humus de lombriz o cualquier otra que esté muy curada y seca. En este caso, utilizaré unos pellets de estiércol de cabra.
  • Agrosil.
  • Unas tijeras.



Sacamos el cepellón de la maceta. En la foto, se puede observar que no tiene una raíz demasiado gruesa, muestra evidente de que, como dice Josep, es un cultivar muy adecuado para su cultivo en contenedor. También se pueden ver las galerías de las lombrices :)...y las piedras del drenaje original. Éstas piedras hay que sacarlas con cuidado de no estropear la raíz. También suelo retirar la capa más superficial de tierra, quedando así el cepellón:


Ahora nos ocupamos de la parte aérea. Al tratarse de un mini, podríamos recortar, más o menos el tercio superior. En este caso, no voy a hacerlo por tratarse de este rosal, Sí, que es un rosal especial, un micromini que no debe podarse. Pero, es una excepción, lo normal es, al menos, despuntar los minis cuando se trasplantan. 
Tampoco hay por qué podar si lo que estamos trasplantado son esquejes, ya que se trataría de plantas muy jóvenes, y lo que queremos, precisamente, es que crezcan.

Lo que sí voy a hacer es retirarle todas las partes secas o enfermas, con cuidado:


Una vez preparado, vamos con la maceta. En el fondo, coloco el drenaje:


Relleno con sustrato, más o menos hasta la mitad:



Añado la enmienda orgánica, i.e., los pellets:


Mezclo bien, y sigo añadiendo sustrato, hasta completar dos tercios. Cojo la maceta en la que estaba el rosal, y marco la forma:



Añado agrosil, que, como sabéis, para que sea efectivo, ha de estar en contacto con las raíces:


Colocamos el cepellón del rosal, que se ajusta muy bien:


Seguimos rellenando con sustrato, hasta dejar dos o tres dedos desde el borde:


Y regamos en profundidad, hasta que el agua salga por los agujeros de drenaje:


Es conveniente poner algún tipo de acolchado, para que no nazcan malas hierbas. Se pueden poner cortezas de pino, material vivo, etc..Lo que desaconsejo por completo es poner piedras o gravilla.
En este caso, voy a plantar unos esquejes de Sedum lineare, que he sacado de otra maceta donde está acolchando un plantón de Nuits de Young (Laffay, 1845):


Hemos completado la tarea :):


Unos consejillos post-trasplante:

  • No colocar una maceta recién trasplantada al sol intenso, al menos durante una semana. Ubicar en un emplazamiento luminoso.
  • Vigilar con atención el riego, que el sustrato no se quede seco, en especial, si hace mucho calor o viento.
  • No abonar durante las primeras semanas. Los primeros abonados, mejor en forma de abono líquido en el agua de riego.
Feliz trasplante, y felices rosas ;).



"Una rosa es una rosa es una rosa". Gertrude Stein.

domingo, 14 de abril de 2013

El oídio o polvo blanco del rosal: reconocer, prevenir, curar.


Se deja de lado por aburrimiento, por recrearse en la parte bella de la afición jardinera, o por dulce pereza :),...me refiero a hablar sobre este desagradable pero necesario tema a tratar: las distintas enfermedades fúngicas de los rosales.

Oídio sobre folíolos y capullo de rosal. Se puede observar el matiz grisáceo, y el curvamiento. Fotografía del Institute for Bioscience & Biothechnology Research, Maryland.

El oídio o polvo blanco es una enfermedad fúngica muy común producida por una familia de hongos similares. En el caso del rosal, el hongo es Sphaerotheca pannosa var.  rosae. Se reconoce con facilidad: empieza como pequeñas manchas blancas o blanco grisáceas, polvorientas, y que se encuentran en los brotes, hojas y flores. Llegan a curvar las hojas y a abortar el desarrollo de las flores, en los casos más severos o no tratados.

Oídio sobre hoja de rosal. Fotografía de la Utah State University

Las características que definen esta enfermedad es que se extiende con rapidez, las esporas viajan en el viento. Y  es muy persistente, siendo fundamental la prevención, ya que eliminarla del todo puede llegar a ser algo tortuoso. Controlar el oídio es el gran hándicap del cultivo de rosales en clima mediterráneo y en invernaderos.

Oídio sobre capullo de rosal. Fotografía de la Utah State University.

Las condiciones ambientales para que se desarrollen las esporas del oídio son:
  • Temperatura de a partir de 16º C.
  • Humedad ambiental elevada. Esto se refiere al entorno del rosal, es decir a los tejidos en los que van a crecer las esporas del hongo. Para germinar, las esporas no necesitan agua (gotas de agua), les basta que haya humedad suficiente y que ésta permanezca por más de tres horas.
  • Tiempo atmosférico con días calurosos y secos, y noches frescas, lo que favorece la condensación. Es el típico en primavera y otoño.

Las condiciones de cultivo para que se desarrollen las esporas del oídio son:
  • Ubicación umbría del rosal, lo que hace que desarrolle crecimientos ahilados con tejidos débiles, donde el hongo se asienta con más facilidad.
  • Escasa circulación del aire entre plantas, jardines superpoblados.
  • Estrés hídrico en la raíz.
  • Deficiencia de calcio, que provoca tejidos débiles.
  • Abonos con exceso de nitrógeno, que provocan crecimientos rápidos, pero tejidos débiles.

La prevención es la herramienta más eficaz contra el oídio, así no aparecerá, o lo hará esporádicamente. Conociendo las condiciones ya citadas, basta con aplicar el sentido común:
  • Sobre todo en zonas mediterráneas, donde la incidencia es elevada, decantarse por cultivares de rosal resistentes al oídio.
  • Plantar los rosales con suficiente espacio, lo que permite la circulación de aire y evita condensaciones. 
  • Regar en profundidad los rosales en suelo.
  • No regar los rosales con riego por aspersión.
  • Propiciar un suelo rico en materia orgánica, lo que ayuda a generar una raíz más fuerte y que absorbe mejor el agua de riego.
  • Los rosales en maceta, quizás pueda ser necesario darles dos riegos diarios en épocas de calor, o si hace viento.
  • Recordar la máxima de cultivo: un mínimo de 6 horas de sol al día. Esta máxima es ineludible en primavera y otoño. En verano, el sombreo ligero para cultivares delicados, puede ser necesario. Ojo, cuando digo sombreo, me refiero a horas centrales del día y en caso de insolaciones extremas.
  • Abonar con compuestos específicos para rosales, ya que tienen la dosis adecuada de nitrógeno, fósforo, potasio y microelementos (como el calcio citado anteriormente).
  • Si observamos que las condiciones medioambientales son propicias para la germinación de esporas, fumigar preventivamente, sobre todo si en años anteriores el oídio ha aparecido en nuestros rosales. Esta fumigación preventiva hace posible el uso de fitosanitarios de contacto, menos perjudiciales con el medio ambiente, como son los compuestos de azufre y los fungicidas orgánicos de última generación. Como están cambiando año a año, lo mejor es consultar con el experto de la agrotienda, para que nos recomiende el mejor en cada momento.
  • Cuando compramos un rosal que ha sido cultivado en invernadero, hemos de dar por sentado que trae como 'huésped non grato' esporas de oídio, y actuar en consecuencia. Esto es ineludible para los rosales mini.
Curar si el oídio ya ha hecho su aparición muchas veces no resulta sencillo:
  • Acostumbrarnos a revisar a diario las hojas y brotes tiernos de los rosales, y actuar ante el mínimo indicio.
  • Retirar todo el material vegetal enfermo que podamos, y nunca echarlo a la pila de compost.
  • Fumigar con fitosanitarios curativos, que, por lo general, son sistémicos. En la agrotienda o un buen garden center nos pueden asesorar, ya que estos productos van evolucionando año a año.  Una marca siempre fiable es Compo, que envasa en formato jardinería los productos de Syngenta (más difíciles de conseguir, ya que sólo se suelen encontrar en agrotiendas). Pero, la oferta es muy amplia.
  • Nunca usar demasiadas veces seguidas el mismo principio activo: alternar varios principios activos hace que el hongo no genere resistencias.
  • Empapar bien las hojas al fumigar, así como el suelo.
Feliz cultivo, felices rosas y que el oídio no os invada nunca ;).










"Una rosa es una rosa es una rosa". Gertrude Stein.

jueves, 14 de febrero de 2013

Otra más de Austin: Christopher Marlowe




Christopher Marlowe (Austin, 2002) adolece del "mal fotográfico hawaiano de los rosales" :). 

Primavera tras primavera hago el firme propósito de fotografiar aquellos rosales que resultan difíciles para el objetivo profano. Por lo general, son rosales en los tonos más subidos de magenta, rojo, naranja.... Utilizar un programa de retoque fotográfico da resultados mediocres, además de desvirtuar demasiado los colores...me doy cuenta de que la primera base para un buen paso por Photoshop son unos parámetros correctos en la cámara. 

Así que el pobre Christopher perdura en el olvido de mi particular imaginario digital rosero...a pesar de ser un  rosal que disfruto y que siempre llama mi atención....




Es un arbusto de unos 80-90 cm de altura y 100-120 cm de anchura, con un follaje brillante y vistoso. Las flores tienen dos grandes cualidades: su estupendo botón central, que va desplegando poco a poco pétalos ad infinitum, y el peculiar colorido de los pétalos. Es este colorido--rosa intenso anarajando al derecho, amarillo sol al revés--lo que dificulta sacarle fotos. Hablamos de flores con un tamaño más bien grande, llenas y, según Austin, con aroma a rosa de té y limón...es muy fresco. Su otro gran punto a favor es que florece con mucha abundancia y repite bien. La pega estaría en que las ramas se inclinan con el peso de las flores...algo a corregir mediante la poda.

Christopher Marlowe (1564-1593) fue un poeta y dramaturgo inglés de la Era Isabelina.


"Una rosa es una rosa es una rosa". Gertrude Stein.

viernes, 8 de febrero de 2013

Cómo germinar semillas de rosa

 El tema de la germinación de semillas de rosa llama la atención a mucha gente. Hace algunos años ya hice una entrada sobre el tema, pero se perdieron las fotos y la eliminé del blog. Como guardaba el borrador, os lo pongo aquí, con unas fotos de esta misma temporada. Unos apuntes previos:

- La reproducción de rosas por semilla no nos da como resultado plantas idénticas a las progenitoras. 
- Nos sirve para conseguir nuevas variedades de rosas, ya las hayamos polinizado manualmente  hayamos recogido escramujos de rosas polinizadas por obra y gracia de la naturaleza.
- Es un método que nos sirve para propagar  rosas especie o patrones. Por ejemplo, los patrones de R. canina, o de canina laxa, que usan viveristas como Dot, se obtienen por siembra de semillas.
- Incluso cuando se trate de sembrar semillas de rosas especie, no es conveniente cojerlas de lugares donde se haya podido producir polinización cruzada ( Rosaledas, Jardines  Botánicos...)
- En el medio natural no es raro encontrar ejemplares difícilmente encasillables dentro de una u otra especie. Eso nos ha de dar idea de lo variables que son las rosas obtenidas de semilla y lo fácil que es que degeneren o varíen.










Como creo que habrá bastante gente que se pregunte cómo reproducir las rosas a partir de semillas, voy a describir aquí mi método de manera gráfica y accesible para todos.




En primer lugar, hay que considerar que es un método útil para reproducir especies silvestres (mejor que no sean de ningún jardín o rosaleda, para evitar contaminaciones) o de llegar a alcanzar nuevas variedades. Este es el objetivo me yo, personalmente, persigo.




Pero el primer escollo que hay que salvar es germinar las semillas. Hay que dejar los escaramujos en el rosal hasta su completa maduración . Una flor polinizada en primavera, probablemente madurará sus frutos hacia el otoño.







En segundo lugar, ese fruto, que no es un bulbo como he leído que mucha gente cree, se abre, como cualquier otro, para extraer las semillas. Una vez fuera, se han de limpiar bien de cualquier resto que puedan tener de la pelusilla del interior del escaramujo o bien de la propia pulpa.




Una vez limpias, he seguido dos procedimientos. O bien las pongo a remojo una noche o bien no. De ambas maneras germinan. Para evitar gastar inútilmente espacio en las bandejas, germino las semillas en bolsas de congelado. Introduzco en las mismas un poco de sustrato o de fibra de coco, húmedo pero no chorreante. En la bolsa se colocan las semillas. Se cierran para que no se pierda la humedad. Se controla periódicamente el contenido de las bolsas. Son semillas que no reaccionan al calor de manera inmediata, necesitan pasar un letargo a baja temperatura y germinarán cuando las temperaturas lo permitan. En mi clima no refrigero las semillas en la nevera. Me basta con depositar las bolsas en una ubicación orientada al norte y dejar que reciban las temperaturas de mi zona prelitoral catalana. Si las temperaturas no son excesivamente frías, pero sí que hay diferencias térmicas entre el día y la noche, las semillas recolectadas a principios de otoño pueden germinar. Igualmente, no hay que impacientarse, si las semillas son viables germinarán entre finales de invierno y primavera.







Por último, cuando las semillas dentro de las bolsas se han desprendido de la cáscara de la propia semilla, es decir, cuando ya muestran los cotiledones, las paso a una bandeja de alveolos, de manera individual, señalando su origen. Las semillas germinadas han de manipularse con cuidado, son muy frágiles, pero apenas cuento bajas en estos trasplantes. Posteriormente, las semillas germinadas seguirán su desarrollo, a la intemperie en mi clima, en climas extremos en una situación más protegida, a la espera de que en primavera den sus primeras flores si procede.


"Por el amor de una rosa, el jardinero es servidor de mil espinas".
Proverbio turco.

Inspiración jardinera

"No hay dos jardines iguales. No hay dos días iguales en el mismo jardín."

Hugh Johnson

Ojo científico

Inspiración jardinera

"Debido a que el aroma de las flores es mucho más suave en el aire (donde va y viene, como la cadencia de la música), que en la mano, nada resulta más placentero que conocer cuáles son las plantas que mejor perfuman el aire. Las rosas, damascenas y rojas, son las que emiten aroma de manera más rápida...."

De Jardines, escrito por Francis Bacon en 1625.

---Muchas gracias por visitarnos, y disfrutar con nosotros de Días de rosas  © 2008-2015

Volver hacia ARRIBA