Si has llegado hasta aquí...

...es probable que estés buscando información sobre una plaga o enfermedad de tus rosales. Recuerda que es responsabilidad de tod@s el uso sostenible de los tratamientos fitosanitarios: la utilización de insecticidas, fungicidas, acaricidas, etc. ha de ser puntual, proporcionada y justificada, minimizando los efectos negativos sobre los humanos y la fauna terrestre y acuática.

viernes, 20 de febrero de 2009

Exquisiteces: la confitura de pétalos de rosas.




Que la cocina francesa es el colmo del refinamiento, es cosa sabida. Quesos, vinos, bombones, dulces, patés,...y confituras. Esa preferencia por lo exquisito, por el detalle y la perfección en los fogones, es uno de sus grandes aportes a la Humanidad. Desde pequeños, los niños franceses crecen entre sabores variados y complicadas elaboraciones, lo que genera paladares que gustan de una gran variedad de sabores, texturas y aromas.




Una de las confituras tradicionales más apreciadas es la que se elabora con pétalos de rosa. Es muy complicado hacerla bien, dada la delicadeza de los pétalos, que se estropean con facilidad.
Se utilizan pétalos de rosas antiguas, muy aromáticos, de preferencia rojos/rosa intenso (para darle un color más vistoso). Imagino que se trata de Rosa gallica, ya que ha sido la más apreciada en Francia desde épocas ancestrales, pero en ninguna receta se especifica el rosal de dónde sacar los pétalos; sólo que deben ser muy aromáticos.
Se cuece al baño maría en pequeñas marmitas de cobre, con azúcar de caña, que potencia el sabor y genera una textura de pequeños trozos muy agradable.
La confitura de pétalos de rosa es adecuada para la merienda, sobre tostas de pan caliente o combinada con un helado, sobre todo, el de vainilla.




¿Queréis probarla?. La podéis conseguir de diferentes marcas en las tiendas de delicatessen. La que yo he probado es de la marca Les confitures a l'Ancienne, comprada en el Club del Gourmet de El Corte Inglés. El bote de 270 gr. cuesta 3'75 €.
Entre los ingredientes, además de los pétalos de rosa y el azúcar de caña, están el agua de rosas y la pectina, que le da una textura suave. Si os animáis, también os recomiendo la confitura de tomate verde, y la de melón con naranja.



Fotografías: Agencias y Club del Gourmet de El Corte Inglés.


"La espina defiende a la rosa, y sólo hiere a aquél que quiera robar el capullo".
Proverbio chino.

13 comentarios:

iolanda 20 de febrero de 2009, 12:14  

Ay Hawaii, me tenía que haber enterado antes, jeje, lo probaré, tal como lo describes suena de lo mas apetecible... lo dicho, hay que probarlo.
besitos,

Hawai 20 de febrero de 2009, 12:38  

Sabe muy rica esta confitura, Ioli. Pero, influye mucho la amplitud de sabores a los que esté un@ acostumbrad@. Hay personas a las que les cuesta mucho salirse de sus sabores habituales.

Por cierto, juraría que a mí me costó 3'40 €, pero en la web pone 3'75 €, no sé si es que el precio es diferente on-line, o si mi memoria está ya para el arrastre.

Besos!!!.

Elionor 20 de febrero de 2009, 12:46  

Jijiji, yo la tengo en la nevera :-)). Pero no es francesa, es griega, no me preguntéis por qué. Buscaré también una francesa.

Está muy rica. Con helado no la he probado, demasiado dulce para mi; con tostadas sí. También me gusta mezclarla con el yogur, para tomarlo sólo o aliñar la macedonia de frutas (me temo que es una redundancia, puede ser de otra cosa la macedonia?). Y, en la misma línea, y no se lo contéis a nadie ;-), si a los zumos de fruta veraniegos les añadís una puntita de mermelada de pétalos de rosa le da un toque muy especial de esos que la gente te pregunta: ¿qué le has puesto? ;-)

Hawai 20 de febrero de 2009, 13:05  

Qué truco más bueno, Elionor. Lo probaré, además, soy una gran aficionada a los zumos multifrutas: los hago con la fruta que pillo por delante, y, casi siempre, añado también zanahoria.

También tomo el yogur con confitura, nunca con azúcar. Me encanta con la confitura de higo.

Besos!!!.

Ana. 20 de febrero de 2009, 14:18  

Qué cosa más original!
La tuya es griega Elionor, yo ju... bueno, no juraría, pero sí prometería que probé esta confitura hace la tira de años en Bulgaria...

Hace poco hice de tomate... me salió de rechupete, tengo que probar la de tomates verdes!

Nemorino 20 de febrero de 2009, 14:28  

Nunca he probado nada relacionado con las rosas. Me gusta poner a prueba el paladar, tastar olores/sabores... cuando puedo, por ejemplo, lo hago con los quesos: "qué mal huele éste, a ver a qué sabe, uy! Qué raro, no me gusta... o sí, si, si, no está mal, uy! qué buen final tiene..." y así, poco a poco, vas degustando.

Me apunto todas las posibilidades que habéis comentado :)

Bicos.

A reveure.

Josep 20 de febrero de 2009, 15:13  

Habrá que probar esta confitura. Nunca me han parecido especialmente sabrosas las rosas, pero cuando vaya al CI ya me pasaré por el Rincón del Gourmet a comprar un tarro.
Saludos!

Elionor 20 de febrero de 2009, 16:46  

probé esta confitura hace la tira de años en Bulgaria...
Ana, Bulgaria y Grecia son primas hermanas en muchos aspectos; tiene lógica que de Bulgaria pasara la receta a Grecia.

En Inglaterra, o al menos en la literatura inglesa ;-) es habitual la confitura de escaramujo.

Monica 20 de febrero de 2009, 19:11  

Tiene buena pinta la confitura...En un viaje promocional que hicimos por China, hace dos años, nos llevaron a un restaurante de lujo en Beijing en el cual, entre muchísimos platos, nos sirvieron una ensalada de flores que llevaba pétalos de rosas y claveles...Recuerdo que el sabor era sorprendente exquisito...

Hawai 21 de febrero de 2009, 13:17  

Elionor, Ana, en principio, consultando libros y web, la cocina tradicional francesa se atribuye el origen de esta confitura. Pero, dado la relación de la zona Bulgaria-Grecia con las rosas, también es posible que se hiciera allí, o puede que la hayan lanzado hace pocos años.

Nemo, témome que no tengo una excusa convincente para colar quesos en nuestro blog de rosas jajajajaja. Me chiflan los quesos!!!!.

Josep, estoy deseando que la pruebes, y que nos comentes tus impresiones ;).

Mónica, qué suerte conocer China, y poder vivir de cerca una cultura tan diferente a la nuestra. Debió ser un viaje apasionante.

Besos para tod@s!!!.

Nemorino 3 de marzo de 2009, 20:03  

Respecto a los quesos, Hawai...

No sé si diré una barbaridad pero recuerdo que vi en la tele un tipo de queso, de no sé dónde, que se curaba con ácaros.
También podría ser que algún hongo que se utilice tenga relación con los que sufre el rosal.

Son ideas, son excusas... jejeje.

A reveure.

Elionor 5 de marzo de 2009, 13:37  

Hawai, a ver si creamos un conflicto diplomático-culinario! :P

Nemo, témome que no tengo una excusa convincente para colar quesos en nuestro blog de rosas jajajajaja. Me chiflan los quesos!!!!.

¿Ninguna rosa con olor a queso? ¿Ningun queso con color a rosa?

Los quesos de cabra semicurados combinan muy bien con mermelada de arándano o de mora, me preguntaba si con mermelada de rosa también quedaría bien o su sabor es demasiado suave para la contundencia del queso.

Josu Yuguero 3 de julio de 2014, 17:54  

Me ha encantado la mermelada de pétalos de rosa. La hemos degustado de un productor artesanal que produce mermeladas. Producimos naranjas online y suministramos a un productor de mermeladas en www.naranjaslaviejaalqueria.com Este productor nos había informado que podíamos hacer mermelada de clementina y azahares pero nos ha sorprendido la mermelada de pétalos de rosa. La hemos consumido con helado de vainilla y con pan y mantequilla dulce.

Inspiración jardinera

"No hay dos jardines iguales. No hay dos días iguales en el mismo jardín."

Hugh Johnson

Ojo científico

Inspiración jardinera

"Debido a que el aroma de las flores es mucho más suave en el aire (donde va y viene, como la cadencia de la música), que en la mano, nada resulta más placentero que conocer cuáles son las plantas que mejor perfuman el aire. Las rosas, damascenas y rojas, son las que emiten aroma de manera más rápida...."

De Jardines, escrito por Francis Bacon en 1625.

---Muchas gracias por visitarnos, y disfrutar con nosotros de Días de rosas  © 2008-2015

Volver hacia ARRIBA