Si has llegado hasta aquí...

...es probable que estés buscando información sobre una plaga o enfermedad de tus rosales. Recuerda que es responsabilidad de tod@s el uso sostenible de los tratamientos fitosanitarios: la utilización de insecticidas, fungicidas, acaricidas, etc. ha de ser puntual, proporcionada y justificada, minimizando los efectos negativos sobre los humanos y la fauna terrestre y acuática.

martes, 31 de marzo de 2009

Mis rosales damascenos ( II )


Mis rosales damascenos de legado familiar son plantas que crecen en sus propias raíces. Algunos os preguntaréis qué diferencia un rosal no injertado de uno no injertado. El resultado salta a la vista. Rosales como los gallica o los damascenos tienen una densa trama de raíces horizontales, casi rizomas, que les permiten llenar todo el espacio que tienen disponible. De esta manera, ellos mismos se van regenerando y a medida que envejece o se recorta una vara antigua, de inmediato, del nivel del suelo, emerge otra. En cambio, cuando estos rosales se injertan su crecimiento se limita al que salga del punto de injerto

Esta supuesta rosa Celsiana tiene un crecimiento muy vigoroso. Puede servir perfectamente para una valla. Inclinando sus ramas y colocándolas en horizontal podemos optimizar su floración.

El punto más controvertido de todos es el relativo al de su poda y cómo llevarla a término. En todo caso, las podas fuertes las hago a final de mayo o inicios de junio, con la floración ya pasada. Algunos autores consideran que estos rosales hay que tocarlos lo mínimo posible para conservar su carácter, aunque, cuando están colocados exentos, es decir en macizo, si los dejamos crecer sin cortapisas llegan a crear un conjunto demasiado enmarañado y carente de toda forma. Después de unos cuantos años haciendo pruebas, creo que lo mejor es podarlos a un tercio de su altura en las fechas que ya he indicado. De esta manera se consiguen los siguientes objetivos:

1) ventilar el espesor de ramas y prevenir la roya, que es el único hongo que ataca a estos rosales.

2) dar tiempo al rosal para que emita nuevas ramas. Son rosales que en ningún caso florecen en la madera del año actual. Por tanto, con una poda muy drástica en invierno probablemente eliminemos toda la madera que estaba preparada para florecer.

2) Renovar el follaje, que es un atractivo añadido de estos rosales. Aunque no se vea afectado por hongos, el follaje de mi "Celsiana", al envejecer pierde brillo y llega al otoño en condiciones pésimas. Con esta nueva brotación de verano los rosales siguen teniendo un aspecto agradable.

En cambio, en cuanto a las "Celsianas" que tengo plantadas en la valla, prefiero no tocarlas. Aprovecho su ausencia y la laxitud relativa de los tallos para colocarlos a mi mejor conveniencia.



"No hay nada más difícil para un pintor en verdad creativo que pintar una rosa, porque antes debe olvidar todas las que antes fueron pintadas".
Henri Matisse.

7 comentarios:

Hawai 31 de marzo de 2009, 10:24  

Gracias, Josep :).

En mi opinión no deben podarse nada en invierno, salvo para lo básico: retirar madera muerta, y despuntar, si se considera oportuno. Es una lástima perder la floración por podar fuera de época.

;)

iolanda 31 de marzo de 2009, 14:37  

Que pasada de rosales Josep!

Y tomo nota, yo a yolande la podé fuerte después de su primera floración pero las ramas se hicieron el doble de altas por lo que tuve que recortar un tercio éste invierno para que no sacara una floración "rascacielos"

Por cierto, en la base, creo que todos o casi todos saliendo del nudo (está algo mas bajo de ras) han salido montón de tallos,
...¡son tantos que desconfio!

besos,

Mayos Rosa Mª 31 de marzo de 2009, 14:54  

El mío está trepando hacia un arco, llenito de capullos...le vi la pinta el año pasado y ni lo toqué...
Sólo lo cambié de lugar en el momento oportuno para que lo "vea" el vecino...jejeje
Saluditos.

iolanda 1 de abril de 2009, 9:22  

jajajaa, Mayos, eres única!
besitos,

Nemorino 1 de abril de 2009, 14:01  

Este tipo de hojas me agradan mucho, las que más. Sus capullos y pedúnculos llenos de pequeñas glándulas junto con sus sépalos hacen a estos rosales aún más especiales. Crean un ambiente distinto en el jardín.

Lo del vecino me ha encantado #:))

Bonitas fotos en las dos entradas, Josep.

A reveure.

Josep 2 de abril de 2009, 10:07  

Gracias Pep, me alegra que te hayan gustado las entradas. Queda una tercera y una cuarta parte para cuando florezcan y los pode.

Mayos, haces muy bien. Yo tambien hago mucha jardinería de cara a los vecinos de delante...

Ciao!!

Nemorino 2 de abril de 2009, 12:39  

Ya veo que esto de los vecinos motiva, jejeje.

Esperaré con ganas esas flores, Pep.

A reveure.

Inspiración jardinera

"No hay dos jardines iguales. No hay dos días iguales en el mismo jardín."

Hugh Johnson

Ojo científico

Inspiración jardinera

"Debido a que el aroma de las flores es mucho más suave en el aire (donde va y viene, como la cadencia de la música), que en la mano, nada resulta más placentero que conocer cuáles son las plantas que mejor perfuman el aire. Las rosas, damascenas y rojas, son las que emiten aroma de manera más rápida...."

De Jardines, escrito por Francis Bacon en 1625.

---Muchas gracias por visitarnos, y disfrutar con nosotros de Días de rosas  © 2008-2015

Volver hacia ARRIBA