Si has llegado hasta aquí...

...es probable que estés buscando información sobre una plaga o enfermedad de tus rosales. Recuerda que es responsabilidad de tod@s el uso sostenible de los tratamientos fitosanitarios: la utilización de insecticidas, fungicidas, acaricidas, etc. ha de ser puntual, proporcionada y justificada, minimizando los efectos negativos sobre los humanos y la fauna terrestre y acuática.

miércoles, 10 de marzo de 2010

Grandes roser@s de la Historia. Emperatriz Joséphine (I): de Rose a Joséphine.



Joséphine retratada por Gérard.

El gusto por el cultivo de rosales que existe hoy día se debe, en gran medida, a la influencia de la Emperatriz Joséphine, la que fue primera esposa de Napoleón Bonaparte.
La rosa se consideraba una flor de jardineros y poetas, más que una flor para el aficionado coleccionista, que solía preferir el tulipán, el clavel, la aurícula o el ranúnculo.
El paso de Joséphine por la Historia dejó, pues, una clara huella jardineril.

Marie-Joséphe Rose de Tascher de la Pagerie nació en Les Trois-Îlets, isla de La Martica, el 23 de junio de 1753. De familia criolla, su padre, Joseph-Gaspard de Tascher de la Pagerie, fue militar al servicio el ejército francés, y su madre fue Rose Claire des Vergers de Sannois. La familia poseía una gran plantación en La Martinica.

Según la leyenda, una anciana criolla predijo que tanto la pequeña Rose como su prima Aimée de Rivery llegarían a ser reinas. Aimée fue sultana de Turkía.


Casa de la familia de Joséphine en La Martinica.

A los 15 años, Rose deja el colegio de monjas donde se había educado, y se va a Francia. El 13 de diciembre de 1779, los 16 años se casa con el Vizconde Alexandre de Beauharnais, un oficial de 20 años.

Fue un matrimonio infeliz desde sus inicios, ya que a Rose le costó adaptarse a la vida de la alta sociedad parisina, y se sentía exiliada. Su marido no la tenía en gran estima, y la confinaba a permanecer en casa, cuidando de los dos hijos que tuvo el matrimonio, Eugène y Hortense.

El Vizconde viaja en 1788 a Martinica, por motivos de negocios. Durante su ausencia, Joséphine frecuenta los círculos sociales de Mme. de Montesson y la Condesa Fanny de Beauharnais. Su aprendizaje social la hizo popular y, cuando regresó su marido, la acusa de infidelidad, tratando de divorciarse de ella, pero pierde el juicio. Aún así, se separan de facto, y Rose se va a vivir a Croissy con sus hijos.

El Vizconde Beauharnais, de ideas liberales, se había involucrado en política y se hace popular durante la Revolución Francesa (1789), por sus hazañas militares, llegando a ser diputado de la Asamblea Constituyente en el año 1791.

A raíz de esta nueva preeminencia social, Beauharnais le pide a su esposa que retomen la vida en común. Rose vuelve al domicilio conyugal en la Rue de l'Université, que se convierte en centro de reuniones y fiestas, gracias al carácter agradable y abierto de la pareja.


Vizconde de Beauharnais.

En 1793, Beauharnais es destituido de su cargo como comandante en jefe del Ejército del Rin, debido al Decreto de Robespierre que prohibe a miembros de la nobleza tener cargos en el ejército. El Vizconde se retira de la vida pública, pero, es denunciado y muere en la guillotina, en plena época del Terror.

Rose también es detenida, y encerrada en la prisión de Carmes, hasta que Robespierre fallece en 1794. Gracias a la influencia de su amiga Thérésia Cabarrus, la amante de Tallien, consigue recuperar parte de sus propiedades, que habían sido confiscadas.

Rose se hizo amante de Barras, el hombre más influyente del momento. El propio Barras la insta a casarse con un joven general de 26 años, que estaba comenzando a tener notoriedad, y que se había enamorado locamente de ella: el corso Napoleón Bonaparte. Lo había conocido en casa de Thérésia en 1795.

El matrimonio le daría la estabilidad económica y social que tanto ansiaba la joven viuda. Contraen matrimonio el 9 de marzo de 1796. A partir de ese momento, dejó de ser Rose para ser Joséphine, tal y como la llamaba Bonaparte, quien adoptaría a sus dos hijos.



La vida en común de Napoleón y Joséphine, en el próximo capítulo ;).




"Una rosa es una rosa es una rosa".
Gertrude Stein.

8 comentarios:

iolanda 10 de marzo de 2010, 16:40  

Genial!!
un paseo por la historia siempre resulta de lo mas agradable, cuánto mas tratándose de una mujer tan contradictoria ¿?
Gracias Hawaii. ¡me encanta! es un preludio de lo mas interesante, que está por llegar.

Besitos,

Josep 11 de marzo de 2010, 14:02  

Hola Haw! Me tengo que leer más detenidamente la entrada, porque en estas cuestiones históricas tengo lagunas bastante grandes.

Saludos!

Mariella 11 de marzo de 2010, 19:01  

hola hermoso blog, para estos dias de angustia......
veo mis rosas y me siento en paz y viva

saludos cordiales.....

llosona 13 de marzo de 2010, 14:57  

Gracias Haw:)) Cuántas vueltas da una vida para llegar a ser tan importante en la jardineria!
Esa casa en Martinica rodeada de vegetación es una monada.
Me encanta la entrada.
Muchisimos besines.

Hawai 15 de marzo de 2010, 18:59  

Muchas gracias a tod@s :).

El capítulo más interesante para nosotros es el siguiente, cuando nos metamos en el tema jardineril de lleno.

Sí, analizando las cosas, es curioso, llos, la de vueltas que da la vida. La de Joséphine es buena prueba de ello. Hay biografías asombrosas por lo inesperadas. Alguien que nace con un futuro más o menos previsible, y termina viviendo cosas inesperadas.

Bicos ;).

Ana María 18 de marzo de 2010, 22:06  

Hola!

Gracias Hawai :)

Besos :)

Nemorino 19 de marzo de 2010, 0:43  

Me gustan estas entradas, graaacias :)

Siempre había creído que Hortense era hija natural de Napoleón, qué cosas...

Con esta entrada al leer los nombres propios que aparecen iba intuyendo rosales bautizados con dichos nombres.

Pensaba, por ejemplo, que Thérésia tenía el rosal floribunda de Tantau MariaTheresia pero, no. Esta pertenece a los Habsburgo.

La Thérésia de la entrada es una dama española, Teresa Cabarrús, que se ve que hizo buenas migas con Josefine en su estancia en la prisión. Ellas dos, junto con otras mujeres, formaban parte de un grupo llamado 'las maravillosas' -merveilleuses. Napoleón la excluyo de los salones imperiales porque consideraba su conducta escandalosa...

Jo! Qué marujo que estoy! Y, esto de la Wikipedia parece la prensa rosa!

¡Vaya vida que se pegaban y con qué ligereza! :)))

A reveure.

Hawai 23 de marzo de 2010, 11:00  

De nada, Ana María :).

Nemo :), a pesar de la fogosidad de sus cartas amorosas, Napoleón era muy recatado en público, no estimaba el tipo de vida licenciosa de la época.


Bicos ;)

Inspiración jardinera

"No hay dos jardines iguales. No hay dos días iguales en el mismo jardín."

Hugh Johnson

Ojo científico

Inspiración jardinera

"Debido a que el aroma de las flores es mucho más suave en el aire (donde va y viene, como la cadencia de la música), que en la mano, nada resulta más placentero que conocer cuáles son las plantas que mejor perfuman el aire. Las rosas, damascenas y rojas, son las que emiten aroma de manera más rápida...."

De Jardines, escrito por Francis Bacon en 1625.

---Muchas gracias por visitarnos, y disfrutar con nosotros de Días de rosas  © 2008-2015

Volver hacia ARRIBA