Si has llegado hasta aquí...

...es probable que estés buscando información sobre una plaga o enfermedad de tus rosales. Recuerda que es responsabilidad de tod@s el uso sostenible de los tratamientos fitosanitarios: la utilización de insecticidas, fungicidas, acaricidas, etc. ha de ser puntual, proporcionada y justificada, minimizando los efectos negativos sobre los humanos y la fauna terrestre y acuática.

viernes, 4 de noviembre de 2011

Sentarse, pensar: la ilusión de los rosales futuros.




 


Un dicho inglés antiguo: 'sometimes I sits and thinks, and sometimes I just sits' (a veces, me siento a pensar, y, a veces, solo me siento).

Este proverbio sirve como excusa a mi gurú Vita Sackville-West para darnos el que es, sin duda, el mejor consejo jardineril para el otoño. El 6 de octubre de 1957 escribe:

"El sentarse y pensar es muy valioso en esta época del año. Es valioso en cualquier época del año, en un jardín, cuando tomas notas sobre los fallos y omisiones que observas, pero es especialmente valioso en otoño, que es la época de trasplante o de comprar nuevas plantas en los viveros para rellenar algún hueco que ahora apuntes. Paso bastante tiempo deambulando por mi jardín, tomando nota de mis errores, y de mis buenas intenciones de cara al futuro. Me siento y pienso, y escribo los resultados de mis reflexiones en un cuaderno grande, bajo diferentes encabezados que, con algo de suerte, recordaré consultar más adelante, una práctica que recomiendo a cualquier colega jardinero."


Como buena y fiel seguidora de mi gurú, así he hecho este largo fin de semana: dar vueltas por el jardín, observar (lo recomienda encarecidamente Leonardo da Vinci en sus Cuadernos),... y pensar...no me he sentado :)))). Una de las cosas que me trae de cabeza este año es ver la manera adecuada de cambiar algunos de los rosales que, o bien no me gustan, o bien, por el motivo que sea, no han arraigado como deberían.

Los otoños de 2009 y 2010 han sido exclusivamente de laboreo, y de muy poco plantar. Alguna cosa, sí, pero no al ritmo de años anteriores, y, desde luego, no en materia de rosales. Ahora, en 2011, he observado que, a mayores del laboreo, es necesario hacer retoques.

Los dos o tres rosales que no me agradan, siguiendo las directrices de Vita, serán arrancados sin ningún tipo de remordimiento:

"Estoy segura de que uno de los secretos de la buena jardinería consiste en arrancar, siempre y sin escrúpulos, cualquier planta que no nos guste."


A la hora de plantar nuevos ejemplares, de rosales en concreto, pero también de todo tipo de plantas, me ha parecido imprescindible retomar la gran cuestión: qué busco, qué aspiro a lograr.
Conceptualmente, es algo que tengo más o menos claro: no tengo un jardín, tengo una huerta sin pretensiones y para el disfrute familiar; me gustan las huertas naturales y frondosas, pero que no agobien con el exceso de árboles, porque demasiada sombra resta alegría y color. Me gustan las flores abundantes sobre el fondo verde, a lo largo de todo el año. Me gustan la repetición de especies, y algo de geometría, de líneas puras, porque me aportan serenidad y simpleza.

Es en este punto, buscando la ilusión de los rosales del futuro, he recuperado algunas imágenes archivadas, para reanimar la inspiración:


 

 

 

 

 

 

 

 


Os invito a sentaros y pensar este otoño..., os invito a buscar vuestra propia inspiración.


"Una rosa es una rosa es una rosa". Gertrude Stein.

9 comentarios:

llosona 4 de noviembre de 2011, 18:56  

Cuánta razón y que poco se hace, sentarse, anotar y pensar.
Las fotos son para pensar, deleitarse e inspirarse en más de una. ¡Wuau, ese pasillo de arcos es increíble!
Besines

Margó 4 de noviembre de 2011, 19:53  

Qué entrada tan guapa Haway, me encanta por muchas razones... Cuando leo la cita primera, me siento muy identificada y me gusta descubrir lo parecidos que somos.. aunque entre esa mujer y nosotros haya tantos años de separación, como se repiten los mismos anelos, y como llevamos a cavo las mismas aficiones..que tanto nos reconfortan...Enla segunda cita... me río porque efectivamente siempre hay alguna cosa por ahí que no te gusta mucho pero da pena desacerte de ella. Pensaba lo mismo cuando empezaba un libro que no me gustaba, pensaba.. jo ahora tengo que terminarlo hasta que oí a algún escritor decir que mejor no perder el tiempo con él, ya lo pude soltar tranquila. Ahora me pasará lo mismo con las plantas... por suerte con pocas. jaja

Ese jardín es una auténtica maravilla.. qué rincones....En todos podría sertarme a pensar, y a no pensar y creo que podría oscurecer y aún seguiría allí encantada de la vida!!!

Precioso!!!

Me gustaría pedirte consejo para un arco. Me encantaría un rosal blanco, refloreciente... o al menos con mucha floración creo que rosa mediana, o podría ser pequeña...( Quité este otoño un "Mon jardin, ma maison" es muy bonito pero me apetece algo más frondoso. Puedes alludarme? si no buscaré por tu blog.

Gracias por todo y un abrazo.

Josep 5 de noviembre de 2011, 15:54  

Cristina, me ha gustado mucho la entrada. Estos últimos años me has inculcado muy dentro de mi la noción de arrancar lo que no da resultados. Y lo cierto es que te quedas bien descansado.

Margó, a ver si yo también te puedo echar una mano. qué medidas tiene el arco ? Te gustan las flores simples? Tengo un par que me gustan bastante. Uno es Queen of the Musks, tengo una versión trepadora de Elke Embo que me desconcierta, porque en principio se supone que es un rosal arbustivo. Otro, simple y blanco, es Darlow's enigma, que aún estoy ensayando, pero que me gusta por lo ligero que es. En blanco cremoso, muy resistente y florecedor, está Mme. Alfred Carrière. Creo que se lo puede considerar una apuesta muy segura si te gustan las flores con más pétalos y bien perfumadas. otra ventaja es que no forma escaramujos y por tanto, no tienes que repasar las flores muertas porque se caen solas.

Margó 6 de noviembre de 2011, 10:11  

Buff!! qué nien jajaja! Los voy a anotar todos, pero así a simple imaginación jaja creo que el último parece estupendo, bueno supongo que todos los son. Es un arco pequeño de 1m. de ancho aprox. por 2 de alto, es un pórtico, ahora me doy cuenta de la palabra esacta. Intentaré ver todos esos que me cuentas... entre otras cosas para ir conociendo algunos.

gracias otra vez!!
un abrazo a los dos.

Hawai 6 de noviembre de 2011, 20:29  

Gracias a los tres :)))).

Llos, los pasillos con arcos siempre dan sensación de ir por un camino de cuento de hadas :).

Josep, el artículo de Vita es bastante más largo, y muy en la tradición británica. Realmente, con el trabajo que da un jardín, no tiene mucho sentido mantener algo que no da resultado.

Margó, voy a preparar un pequeño artículo para la semana que viene, recopilando rosales trepadores blancos. Será la perfecta excusa para darles un repaso. Meteré los que te ha recomendado Josep, para tener todo junto.

Yo también he arrancado Mon Jardin et Ma Maison. Las flores primaverales eran bastante bonitas, pero el resultado en conjunto, mediocre.

Bicos.

iolanda 7 de noviembre de 2011, 10:44  

¿Se nota que estoy off? pues esta entrada me ha puesto las pilas!!

Gracias Haw!! no imaginas lo bien que me llegan estos consejos, tantas veces pensados y tantas pocas veces practicados, y la alegría de las imágenes esplendorosas...

me quedo con esa frase que has hecho, me gusta frondoso pero no demasiada sombra que quitan alegría... me siento un poco triste por que (bueno, un poco no, bastante no me voy a engañar) la albizzia, único arbol grande, de sombra liviana y protagonista de mi pequeño jardín tiene una herida que parece ser principio de podredumbre por lo que su vida va a ser limitadísima, si o si :(

y por otro lado, yo, al contrario que Josep y tú, si sufro y mucho, y no arranco así como así, aún dándome decepciones una y otra vez el rosal, y es que, pienso que quizas yo soy el problema para que arraige y florezca adecuadamente... sin embargo, este año voy a sacar un par de ejemplares medio ahogados por sus hermanos mayores y voy a dar una última oportunidad a los vintage de la entrada...

Perdonar por el tocho, y repito, ¡mil gracias!

besitos,

Josep 9 de noviembre de 2011, 20:40  

Ioli, como te he dicho siempre, no sientas pena al arrancar. Por lo menos tienes una segunda oportunidad para todos los rosales que elimines.

Haw, a ver si yo también me pongo un poco las pilas. Hasta ahora he estado en una etapa de adaptación a mi nueva vida, pero no quiero perder una de las cosas que más me gustan en mi vida, la jardinería y hablar de ella.

Ciao!!

Alba 14 de noviembre de 2011, 23:03  

Muy buena entrada, Hawai, en la vida siempre hay que reflexionar, y mucho más si es referente a cosas vivas y su futuro. Desde hace algún tiempo en mi jardín no hay novedades ni cambios, sólo mantenimiento, y a veces ni siquiera tanto como yo querría, pero el proyecto que me ocupa ;-) me recompensa con creces.

Comprendo lo que decís de arrancar, aunque personalmente me da muchísima pena, no he tenido que verme todavía en esa circunstancia.

Un abrazo a todos

Hawai 15 de noviembre de 2011, 13:30  

Ioli, no te preocupes por tu albizzia, seguro que sale adelante. Los árboles tienen más capacidad de adaptación de la que imaginamos.

Josep, los cambios son procesos complicados, es lógico que te tomes tu tiempo. También hay que saber disfrutar de esos cambios :).

Alba, el proyecto que te ocupa es 100% prioritario :)))), sin duda.

Bicos!!!!.

Inspiración jardinera

"No hay dos jardines iguales. No hay dos días iguales en el mismo jardín."

Hugh Johnson

Ojo científico

Inspiración jardinera

"Debido a que el aroma de las flores es mucho más suave en el aire (donde va y viene, como la cadencia de la música), que en la mano, nada resulta más placentero que conocer cuáles son las plantas que mejor perfuman el aire. Las rosas, damascenas y rojas, son las que emiten aroma de manera más rápida...."

De Jardines, escrito por Francis Bacon en 1625.

---Muchas gracias por visitarnos, y disfrutar con nosotros de Días de rosas  © 2008-2015

Volver hacia ARRIBA