Si has llegado hasta aquí...

...es probable que estés buscando información sobre una plaga o enfermedad de tus rosales. Recuerda que es responsabilidad de tod@s el uso sostenible de los tratamientos fitosanitarios: la utilización de insecticidas, fungicidas, acaricidas, etc. ha de ser puntual, proporcionada y justificada, minimizando los efectos negativos sobre los humanos y la fauna terrestre y acuática.

viernes, 23 de enero de 2015

El jardín sostenible (I): concepto y jardín sostenible con rosas.

'Chapeau de Napoleon' (descubierta por Kirsch en 1827, en Suiza), de la familia de las centifolia, rústica y fácil de cultivar donde las haya.

No es reciente como preocupación de expertos, pero sí es relativamente reciente en el mundillo aficionado. Me refiero al enfoque holístico del jardín, o jardín sostenible.

El jardín es, en su propio concepto, fruto de la intervención de la mano del hombre sobre la Naturaleza. En palabras de mi gurú sevillano Xavier de Winthuyssen:
"Las obras de jardinería representan un refinamiento de cultura, y por su naturaleza delicada, necesitadas de atención continua, decaen o desaparecen cuando deja de existir el espíritu que les dio vida." 
"'N'a avez vous vue-dice Rodin-comme un jardin sans jardinier est joli de lui même?' . Pero este resultado poético no puede subsistir indefinidamente, a menos que el artista lo encauce, escondiendo su acción, dejando obrar a la Naturaleza hasta el punto debido, pues un jardín completamente abandonado por fuerza desaparece, convertido en selva impracticable o erial."


La impactante 'Cherry Parfait' (Meilland, 2001), una floribunda de gran resistencia y belleza.

 Admitida, pues, la necesidad de la intervención humana como esencia misma del jardín, cabe cuestionarse el tipo de relación a establecer entre jardinero y  Naturaleza. Es ahí donde se abre un abanico de posibilidades que tienen más que ver con la filosofía y manera personal de enteder las cosas, que con la Ciencia misma o la estética. El enfoque sostenible es uno de tantos, y nace como punto intermedio entre lo orgánico y el abuso indiscriminado de lo 'químico'. Tiene dos pilares básicos:

  • El conocimiento del entorno y uso sensato de los recursos, en especial, el agua. El jardinero ha de conjugar sus acciones y laboreo con las que corresponden a su clima, suelo, época del año, etc.. El estudio y mejora del suelo es fundamental.
  • El minimizar el uso de fitosanitarios y otros productos químicos, como son los abonos de síntesis. 
'Rush' (Lens, 1981), incombustible ante cualquier inclemencia, está situada en el lugar más problemático de la huerta, el único hueco por donde se puede colar la travesía (viento salino del Oeste).

¿Es posible tener un jardín sostenible con rosas?. Rotundamente, sí. Conozco jardines orgánicos con rosas, algo bastante más complejo de conseguir, así que la sostenibilidad es posible. 
La fama de 'difíciles' de las rosas es reciente, y corre paralela con la búsqueda de factores genéticos que se asocian a la baja resistencia a enfermedades. Es decir, hibridar una rosa roja con buena forma y aroma es relativamente fácil si no tenemos en cuenta la resistencia a los hongos.  Sucede con las rosas de corte: invernaderos donde hay bombeo constante de fitosanitarios para mantener a raya a los hongos. Cae de cajón que un jardín de rosas sostenible ha de basarse en una correcta selección de las variedades.
Lo de 'correcta selección' es más fácil de escribir que de conseguir. Para lograrlo, hay que tejer redes de aficionados que propongan listas de cultivares por zonas climáticas, a través de las asociaciones locales. Si esto no existe, sólo nos sirve experimentar con el sistema de prueba y error. Este último es el caso de España. 
Una vez escogidas las variedades, hay que centrarse en las condiciones correctas de cultivo. En esta entrada de 2013, hay un buen resumen sobre cómo cultivar correctamente un rosal: Sobre oídio y condiciones de cultivo de los rosales

'The Alnwick Rose' (Austin, 2001), una de las escasas rosas inglesas con auténtica resistencia a los hongos. 

Mi opinión personal. En la huerta marítima he fumigado los rosales dos veces en 2013 y una vez en 2014. Y soy fan absoluta del compost (gracias a Llosona, del blog Paisaje vegetal, quien tan generosamente responde siempre a mis dudas).
 Está claro que mi opción es la sostenibilidad. Pero, no fumigar a tutiplén, no significa 'abandonar', tal y como explica mi gurú Winthuyssen. Reconozco que el clima me ayuda: es una huerta con 365 sobre 365 días de movimiento en el jardín. Hay tres grandes 'explosiones', la primaveral con magnolias, iris y rosales, la veraniega con las hydrangeas y el huerto en plena ebullición,.... y la otoñal, con camelias, que son un espectáculo tan o más intenso que las rosas. Las camelias son el auténtico privilegio de la huerta galaica, centenares de flores en los días más desapacibles, desde agosto (inicia C. sinensis) hasta junio siguiente (las C. japonica más tardías). Esto hace que me resulte muy fácil diversificar y no estar obsesionada con un hongo más o menos en los rosales. Mi mayor esfuerzo lo he dirigido a la selección de cultivares-aún estoy en ello-y a que el laboreo y la higiene sean los correctos.

"Una rosa es una rosa es una rosa". Gertrude Stein.

miércoles, 7 de enero de 2015

Jardinería y discapacidad: las rosas no conocen límites. Recordando a Helen Keller.

Ésta es Helen Keller (1880-1968), una gran rosera. Se quedó ciega y sorda a los 19 meses de edad. Podéis leer su historia de superación aquí . La fotografía es de los fondos de la Librería del Congreso de los Estados Unidos.

En el otoño de 2010 tuve un problema de salud. No fue un problema grave desde el punto de vista médico, pero sí me limitó la capacidad física durante varios meses. Esa época me hizo valorar la salud, que hay que ocupar una parte de nuestro tiempo en cuidarse y que hay que tratar de estar en buena forma física. Y, también, lo importante que es aprovechar nuestras capacidades y dar un giro positivo a cualquier circunstancia que vivamos: forzada al reposo, aprendí a hacer ganchillo, algo que siempre me había gustado..... fue todo un reto y ése fue el momento. Estaba retomando mi afición por la música, mirando partituras, recordando conceptos aprendidos años atrás, cuando ya pude iniciar mi actividad normal....esas partituras volverán a tener su momento.

La jardinería implica un esfuerzo físico, que puede ser desde bajo (por ej, cuidar unas macetas) hasta todo lo fuerte que podamos imaginar (por ej, poda de árboles en altura). Sobre los efectos terapéuticos del trabajo con plantas, hay mucha información elaborada por psiquiatras, psicólogos y pedagogos expertos: cuando tenemos discapacidad física, psíquica, en la ancianidad, en la infancia, en momentos de mucho estrés.....

Helen Keller en su jardín, Arcan Ridge (Connecticut-USA). Distinguía las variedades de rosas por su aroma. La fotografía es de The Center for Creative Photography.

Pero, ¿qué sucede en concreto con la afición a las rosas?...requieren un laboreo, un 'mantenimiento', por así decirlo,...tienen fama de complicadas... ¿hemos de renunciar a su cultivo cuando no estemos en plena forma?....En absoluto, según mi experiencia, todo es cuestión de planificarse:
  1. "Conócete a ti mismo", ¿realmente 'necesito' tener muchos rosales, o disfruto igualmente paseando por una rosaleda pública?...No es necesario tener un gran número de rosas: una docena de arbustos ocupan poco espacio, y es un número más que suficiente para disfrutar la afición y matar el gusanillo. Una pequeña colección de rosales miniatura la podemos cuidar en una bandeja elevada, trabajando desde una silla de ruedas.
  2. "No te compliques la vida", hay miles de variedades, algunas similares en apariencia, pero dispares en necesidad de cuidados. Escoge rosales rústicos y que requieran menos poda, como los arbustivos y los paisajísticos. Si quieres algún trepador, que sea de tamaño contenido. Si en un momento dado, no puedes cuidarlos, no pasará nada: se cuidarán solos.
  3. "Elige métodos de cultivo sostenibles", es decir, gestiona tu pequeña zona de cultivo con el mínimo de intervención química. 
  4. "No malgastes energía", ¿pulgones?, ¿hongos?...aprende a identificar lo que de verdad es grave y necesita intervención. Si tu jardín es sostenible, la mayoría de problemas se van a solucionar dejando evolucionar el ciclo natural: pulgones-depredadores, hongos-muerte de esporas por baja temperatura invernal, etc..
  5. "Pide ayuda a los profesionales". En la agrotienda, te aconsejarán los productos menos agresivos, las herramientas más ligeras y adaptadas. Un buen jardinero te puede echar una mano en momentos puntuales de plantación o poda. 

Por último, una cita de Helen Keller:
"Soy sólo una persona, pero, aún así, soy yo. No puedo hacerlo todo, pero, aún así, puedo hacer algo; y porque no pueda hacerlo todo, no voy a renunciar a lo que sí puedo hacer".

"Una rosa es una rosa es una rosa". Gertrude Stein.

Inspiración jardinera

"No hay dos jardines iguales. No hay dos días iguales en el mismo jardín."

Hugh Johnson

Ojo científico

Inspiración jardinera

"Debido a que el aroma de las flores es mucho más suave en el aire (donde va y viene, como la cadencia de la música), que en la mano, nada resulta más placentero que conocer cuáles son las plantas que mejor perfuman el aire. Las rosas, damascenas y rojas, son las que emiten aroma de manera más rápida...."

De Jardines, escrito por Francis Bacon en 1625.

---Muchas gracias por visitarnos, y disfrutar con nosotros de Días de rosas  © 2008-2015

Volver hacia ARRIBA