Si has llegado hasta aquí...

...es probable que estés buscando información sobre una plaga o enfermedad de tus rosales. Recuerda que es responsabilidad de tod@s el uso sostenible de los tratamientos fitosanitarios: la utilización de insecticidas, fungicidas, acaricidas, etc. ha de ser puntual, proporcionada y justificada, minimizando los efectos negativos sobre los humanos y la fauna terrestre y acuática.

jueves, 14 de febrero de 2013

Otra más de Austin: Christopher Marlowe




Christopher Marlowe (Austin, 2002) adolece del "mal fotográfico hawaiano de los rosales" :). 

Primavera tras primavera hago el firme propósito de fotografiar aquellos rosales que resultan difíciles para el objetivo profano. Por lo general, son rosales en los tonos más subidos de magenta, rojo, naranja.... Utilizar un programa de retoque fotográfico da resultados mediocres, además de desvirtuar demasiado los colores...me doy cuenta de que la primera base para un buen paso por Photoshop son unos parámetros correctos en la cámara. 

Así que el pobre Christopher perdura en el olvido de mi particular imaginario digital rosero...a pesar de ser un  rosal que disfruto y que siempre llama mi atención....




Es un arbusto de unos 80-90 cm de altura y 100-120 cm de anchura, con un follaje brillante y vistoso. Las flores tienen dos grandes cualidades: su estupendo botón central, que va desplegando poco a poco pétalos ad infinitum, y el peculiar colorido de los pétalos. Es este colorido--rosa intenso anarajando al derecho, amarillo sol al revés--lo que dificulta sacarle fotos. Hablamos de flores con un tamaño más bien grande, llenas y, según Austin, con aroma a rosa de té y limón...es muy fresco. Su otro gran punto a favor es que florece con mucha abundancia y repite bien. La pega estaría en que las ramas se inclinan con el peso de las flores...algo a corregir mediante la poda.

Christopher Marlowe (1564-1593) fue un poeta y dramaturgo inglés de la Era Isabelina.


"Una rosa es una rosa es una rosa". Gertrude Stein.

viernes, 8 de febrero de 2013

Cómo germinar semillas de rosa

 El tema de la germinación de semillas de rosa llama la atención a mucha gente. Hace algunos años ya hice una entrada sobre el tema, pero se perdieron las fotos y la eliminé del blog. Como guardaba el borrador, os lo pongo aquí, con unas fotos de esta misma temporada. Unos apuntes previos:

- La reproducción de rosas por semilla no nos da como resultado plantas idénticas a las progenitoras. 
- Nos sirve para conseguir nuevas variedades de rosas, ya las hayamos polinizado manualmente  hayamos recogido escramujos de rosas polinizadas por obra y gracia de la naturaleza.
- Es un método que nos sirve para propagar  rosas especie o patrones. Por ejemplo, los patrones de R. canina, o de canina laxa, que usan viveristas como Dot, se obtienen por siembra de semillas.
- Incluso cuando se trate de sembrar semillas de rosas especie, no es conveniente cojerlas de lugares donde se haya podido producir polinización cruzada ( Rosaledas, Jardines  Botánicos...)
- En el medio natural no es raro encontrar ejemplares difícilmente encasillables dentro de una u otra especie. Eso nos ha de dar idea de lo variables que son las rosas obtenidas de semilla y lo fácil que es que degeneren o varíen.










Como creo que habrá bastante gente que se pregunte cómo reproducir las rosas a partir de semillas, voy a describir aquí mi método de manera gráfica y accesible para todos.




En primer lugar, hay que considerar que es un método útil para reproducir especies silvestres (mejor que no sean de ningún jardín o rosaleda, para evitar contaminaciones) o de llegar a alcanzar nuevas variedades. Este es el objetivo me yo, personalmente, persigo.




Pero el primer escollo que hay que salvar es germinar las semillas. Hay que dejar los escaramujos en el rosal hasta su completa maduración . Una flor polinizada en primavera, probablemente madurará sus frutos hacia el otoño.







En segundo lugar, ese fruto, que no es un bulbo como he leído que mucha gente cree, se abre, como cualquier otro, para extraer las semillas. Una vez fuera, se han de limpiar bien de cualquier resto que puedan tener de la pelusilla del interior del escaramujo o bien de la propia pulpa.




Una vez limpias, he seguido dos procedimientos. O bien las pongo a remojo una noche o bien no. De ambas maneras germinan. Para evitar gastar inútilmente espacio en las bandejas, germino las semillas en bolsas de congelado. Introduzco en las mismas un poco de sustrato o de fibra de coco, húmedo pero no chorreante. En la bolsa se colocan las semillas. Se cierran para que no se pierda la humedad. Se controla periódicamente el contenido de las bolsas. Son semillas que no reaccionan al calor de manera inmediata, necesitan pasar un letargo a baja temperatura y germinarán cuando las temperaturas lo permitan. En mi clima no refrigero las semillas en la nevera. Me basta con depositar las bolsas en una ubicación orientada al norte y dejar que reciban las temperaturas de mi zona prelitoral catalana. Si las temperaturas no son excesivamente frías, pero sí que hay diferencias térmicas entre el día y la noche, las semillas recolectadas a principios de otoño pueden germinar. Igualmente, no hay que impacientarse, si las semillas son viables germinarán entre finales de invierno y primavera.







Por último, cuando las semillas dentro de las bolsas se han desprendido de la cáscara de la propia semilla, es decir, cuando ya muestran los cotiledones, las paso a una bandeja de alveolos, de manera individual, señalando su origen. Las semillas germinadas han de manipularse con cuidado, son muy frágiles, pero apenas cuento bajas en estos trasplantes. Posteriormente, las semillas germinadas seguirán su desarrollo, a la intemperie en mi clima, en climas extremos en una situación más protegida, a la espera de que en primavera den sus primeras flores si procede.


"Por el amor de una rosa, el jardinero es servidor de mil espinas".
Proverbio turco.

domingo, 3 de febrero de 2013

Hibridación casera: Mary Rose x Soraya (II)


Sigo con la historia de este híbrido obtenido por cruce programado de las dos variedades mencionadas en e título. Como os dije, injerté sobre la canina del terreno, a escudete, hace algunos veranos, yemas de este rosas. No soy especialmente partidario de injertar, pero a veces no queda más remedio. En mi caso, porque práticamente no hay suelo donde plantar: la canina silvestre arraiga prácticamente en cualquier sitio y tiene raíces a prueba de rocas y sequía. Además, aporta un vigor que no le va mal a una variedad recién obtenida. Es a partir de estas plantas injertadas que esta temporada he podido obtener los primeros esquejes de esta variedad en sus raíces. Los tallos de la planta madre son del grosor de un hilo, mientras que los de las plantas injertadas son mucho más gruesos.

 

Analicemos un poco este cruce.  Las flores suelene aparecer en ramilletes. La forma del capullo es apuntada, en el estilo de un híbrido de té, de flor apuntada. Al abrirse  queda como semidoble. Desprende un ligero aroma a té, pero no especiamente destacable.Ha reflorecido bastante, pero hay que tomar la precaución de cortar las flores pasadas. De otro modo, forman escaramujos. Son bastante gordos, el año que viene los dejaré a  ver si tienen un buen valor ornamental.

El follaje es verde oscuro, tirando a rugoso. Los tallos muy espinosos. Si por algún motivo he conservado la variedad es porque no da apenas problemas de hongos, sólo un poco de mancha negra en otoño, pero hay que tener en cuenta que no se le da siquiera un tratamiento preventivo de invierno.


El porte, a la espera de verlo en más plenitud, es el de un arbusto grande o un trepador pequeño, dependiendo de la poda que se le dé. Una de las ventajas que le veo es que los arbustos están bastante bien vestidos desde la base.



"Una rosa es una rosa es una rosa". Gertrude Stein.

Inspiración jardinera

"No hay dos jardines iguales. No hay dos días iguales en el mismo jardín."

Hugh Johnson

Ojo científico

Inspiración jardinera

"Debido a que el aroma de las flores es mucho más suave en el aire (donde va y viene, como la cadencia de la música), que en la mano, nada resulta más placentero que conocer cuáles son las plantas que mejor perfuman el aire. Las rosas, damascenas y rojas, son las que emiten aroma de manera más rápida...."

De Jardines, escrito por Francis Bacon en 1625.

---Muchas gracias por visitarnos, y disfrutar con nosotros de Días de rosas  © 2008-2015

Volver hacia ARRIBA