Si has llegado hasta aquí...

...es probable que estés buscando información sobre una plaga o enfermedad de tus rosales. Recuerda que es responsabilidad de tod@s el uso sostenible de los tratamientos fitosanitarios: la utilización de insecticidas, fungicidas, acaricidas, etc. ha de ser puntual, proporcionada y justificada, minimizando los efectos negativos sobre los humanos y la fauna terrestre y acuática.

jueves, 28 de octubre de 2010

Tareas de otoño-invierno: acolchado (mulching)


Todos conocemos los beneficios del acolchado (retención de humedad, protección contra las malas hierbas, protección contra las heladas, etc.), y ésta es una buena época para ir haciendo estas labores en el jardín, o, al menos, preparándolas de cara a finales de invierno. También depende mucho del clima que tengamos: en mi clima, no puedo esperar a marzo, porque en marzo muchos de mis rosales están brotados y con capullos, e incluso algunos, como Lady Banks, tienen flores.

Vamos a ver un par de vídeos que se centran en el acolchado orgánico. En el primero, nos muestran diferentes tipos de cortezas, es muy ilustrativo. Recomiendan sobre todo el compost (0:44), ya que es el que más nutrientes aporta al suelo. Además, podemos ver cómo se realiza la tarea de manera mecánica, muy interesante:



En el segundo vídeo, vamos a ver paso a paso la manera de realizar el acolchado, de una forma más de andar por casa:



Nos presentan acolchados de los que disponemos en el jardín (restos de siega del cortacésped, hojas de los árboles), así como corteza de pino y compost, ambos fáciles de encontrar en un garden center o agrotienda.

Necesitamos un rastrillo, un sacahierbas y una manguera. Retiramos cualquier resto de malas hierbas, regamos a fondo (muy importante). Extendemos el acolchado, en una capa de 2-3 pulgadas, teniendo cuidado de no acumular material alrededor del tronco central de las plantas, para evitar pudriciones. En función del tipo de acolchado que usemos, esta tarea ha de hacerse una vez cada dos años (materiales más gruesos, que tardan más en descomponerse) o un par de veces al año.




"Una rosa es una rosa es una rosa". Gertrude Stein.

domingo, 24 de octubre de 2010

Graham Thomas: un clásico inglés



Flor otoñal de Graham Thomas


Graham Thomas quizás sea una de las rosas inglesas amarillas, junto con Golden Celebration, más populares. Prueba de ello es que la World Federation of Rose Societies la incluyó en salón de la fama de las rosas. Hibridada en 1983, el propio Graham Thomas, un entusiasta influyente y gran conocedor de la rosa antigua, comenta cómo la eligió en un campo lleno de plantones de semillero de David Austin con escasos ejemplares amarillos. Según este autor es la única rosa que se acerca por sus tintes albaricoques a la muy apreciada por él Lady Hillingdon.



Es un rosal diferente a los arbustivos ingleses más actuales. En la década de los 80, Austin hibridó bastantes rosales de porte erguido y vertical, sin el tradicional arqueo de los arbustos al que actualmente estamos acostumbrados. Quizás por eso lo elegí, para evitarme la excesiva laxitud de las ramas y de las flores. David Austin lo define como arbustivo mediano o trepador pequeño. Aunque hace ya cuatro o cinco temporadas que lo tengo, hasta este año no ha empezado a mostrar su potencial. De momento, rebasa sobradamente el metro y medio de altura y tiene un crecimiento erguido y estrecho. Si sigue esta tendencia, no tengo dudas que puede llegar a ser un arbusto de dimensiones considerables, mayores a las reseñadas por el hibridador británico, lo cual no es inhabitual. Algo similar ocurre con Strawberry Hill, que siendo arbustivo en inglaterra es un perfecto trepador en climas más cálidos.





Las flores suelen aparecer en grandes manojos erguidos y, en primavera, tienen un cromatismo amarillo lleno de matices. Tienen muchos pétalos contenidos por un anillo exterior, pero sin demasiado orden aparente. La fragancia es muy buena, en la tradición de los rosales de té. Es menos sensible, en lo que a hongos se refiere, que Golden Celebration, plantado justo al lado. En resumidas cuentas, un excelente rosal en cuanto a floración primaveral.



Pasada la explosión primaveral, detiene por completo su desarrollo . No remonta lo más mínimo en todo el verano, por lo menos en mi clima. Con las lluvias de final de verano suele despertar un poco y soltar alguna flor puntual, como la de la foto inicial, con colores apastelados.

En defintiva, tengo sensaciones encontradas con Graham Thomas. Por un lado aprecio su exhuberancia primaveral pero por otro lado me gustaría que en cuanto a repetición de floración estuviese a la misma altura que otras rosas ochenteras de David Austin (de todos los rosales Austin que cultivo, se llevan el premio a la remontancia Claire Rose y Cymbeline).







"Una rosa es una rosa es una rosa". Gertrude Stein.

jueves, 21 de octubre de 2010

El rosal más viejo del mundo



La ciudad alemana de Hildesheim está situada en el estado de Baja Sajonia. Alberga una de las más interesantes leyendas en torno a las rosas :-).

El hijo y sucesor de Carlomagno, Luis I el Piadoso, también conocido como Ludovico Pío, instaló en el año 815 la corte en Elze. Partió a cazar con un pequeño séquito, cuando, de repente, un ciervo blanco llamó su atención. Ludovico espoleó su caballo y fue en persecución del ciervo a través del bosque. Al llegar a un río, se le rompieron las riendas y el venado escapó. Completamente agotado y solo, Ludovico hizo sonar su cuerno de caza, pero sus compañeros no le escucharon. Cansado, tomó su medalla con la imagen de la Virgen María, que siempre llevaba puesta, y la colgó de un arbusto, se arrodilló y oró con fervor solicitando el auxilio de la Virgen. Se quedó dormido. Horas más tarde, se despertó, y, con asombro, vio todo el lugar cubierto de nieve, a excepción del sitio donde había dormido, al pie de un rosal florecido del que pendía la medalla de la Virgen. Volvió a hacer sonar su cuerno, y sus acompañantes al fin lo encontraron. En el lugar, hizo construir una pequeña capilla que recordara el milagro a las generaciones futuras. Esa pequeña iglesia es en la actualidad Santa María de Hildesheim.





Desde entonces, en la ciudad surge la leyenda que vincula el rosal al destino de Hildesheim, que será próspera y feliz en la medida que el rosal siga viviendo en el muro exterior del ábside. En el año 1944, cuando los Aliados bombardearon persitentemente todas las ciudades importantes de Baja Sajonia, los muros de Santa María se vinieron abajo, y el rosal quedó destruido. Pero una de sus raíces rebrotó, y los habitantes lo consideraron un signo de buen augurio.

El rosal es un ejemplar de Rosa canina, del que se tiene constancia documental desde el año 1600.

La catedral de Santa María de Hildesheim es Patrimonio de la Humanidad desde el año 1985.

Imagen de Wikipedia en alemán

"Una rosa es una rosa es una rosa". Gertrude Stein.

sábado, 16 de octubre de 2010

Más perennes para el otoño



Dentro de las plantas muy agradecidas para combinar con rosales encontramos los sedums. Aguantan perfectamente la sequía, el pleno sol y no son susceptibles a ninguna plaga. He cultivado varias clases, entre ellas el Sedum spectabile "Carmen" o un Sedum telephium de cuyo nombre no me acuerdo. El primero tiene un color rosado muy agradable y el otro tiene una tonalidad lila más apagada. En invierno muere la parte aerea pero en primavera emerge nuevamente con su característico follaje carnoso y gris. Estos sedums tienen una altura que es cercana a los 40 centímetros.





Los asters son una de mis debilidades. En el libro de Lloyd se destaca, por su carácter bien estructurado y vigor, que hacen de él un perfecto telón de fond,o al A. lateriflorus "Horizontalis". Tienen un color muy neutro, con reflejos plateados y pueden ir bien en cualquier rincón. Es el primer año que lo cultivo, pero parece más robusto que los demás tipos de aster. La floración ha sido la más tardía dentro mis asters, empezó con el otoño y parece que aún tiene cuerda. No requiere más atención que un riego moderado.






Por último, dos bulbosas que necesitan algo de tiempo para consolidarse: el amarillis conocido como belladona y la Sternbergia lutea. Lo del amarillis ha sido una grata sorpresa, puesto que en 15 años que lleva plantado el bulbo nunca había florecido. Después de la floración aparece el follaje que con el calor se seca. Entonces, a final de verano emergen las varas florales. La sternbergia tiene un porte discreto. Las flores tienen un intenso color amarillo y tendencia a formar tupidas matas con el paso de los años, como he podido ver en algunos jardines donde las cultivan. Pasada la floración, el follaje que persiste hasta la llegada del calor es muy decorativo, a diferencia de lo que ocurre con otras bulbosas que pierden todo el interés sin flor.






"Una rosa es una rosa es una rosa". Gertrude Stein.

martes, 12 de octubre de 2010

Plantar esquejes de rosas en otoño



Aunque los esquejes de rosas arraigan a lo largo de todo el año si las temperaturas no son extremas, por tradición, el otoño ha sido la época en la que más se han plantado.

Tengo varios métodos para enraizar. Voy a mostrar uno de los que más utilizo, el de bandeja de alveolos.

Cada alveolo tiene ocho centímetros de lado y 12 centímetros de profundidad, es decir, proporcionalmente más profundos que anchos. Son los que se usan para plantar los pinos de repoblación forestal. Es un tamaño óptimo también para los rosales, ya que les permite un desarrollo radicular excelente, y aguantan unos seis meses en buen estado, una vez arraigados.

 


Llenamos con sustrato la bandeja. Sobre el sustrato a emplear, ya sabéis que podríamos escribir un tratado, que cada experto tiene su opinión, y que casi ninguna coincide. En lo personal, no me rompo mucho la cabeza, porque he llegado a la conclusión de que los cultivares que arraigan, lo hacen en cualquier medio o con cualquier sistema. Los cultivares con dificultad de arraigo es mejor injertarlos, porque no echarán raíces ni cantándoles nanas :).

Empleo un sustrato de porosidad media, que no sea excesivamente ligero o pesado, que retenga la humedad pero que no encharque. En este caso, es el de Flower, que incorpora perlita para un mejor drenaje y un producto que ayuda al desarrollo radicular.

Regamos con cuidado cada alveolo, hasta que sale agua por el agujero de drenaje:

 


Preparamos las estaquillas. Muestro en la foto una rama del musk Sally Holmes (Holmes, 1976), en el momento ideal para el esquejado: cuando la flor se está marchitando. La rama mide unos 60-65 centímetros:

 


Se deben elegir ramas sanas, del año en curso y que hayan florecido. Retiramos las flores y las hojas, y cortamos estaquillas que tengan un mínimo de tres yemas cada una, pueden ser más, pero nunca menos, porque arraigan peor:



Hay roseros que dejan alguna de las hojas. Yo no lo hago, retiro todo menos algún trocito de pedúnculo.

Hay roseros que añaden hormonas de enraizamiento. Otros son radicalmente opuestos a su uso. Como los sustratos que empleo tienen una sustancia que favorece el desarrollo radicular (tipo Agrosil), nunca uso hormonas, ni soy fan ni antifán de ellas. Así como noto la diferencia entre usar o no Agrosil cuando planto algo, no la noto cuando uso hormonas. Es la realidad de mi praxis jardineril, sin menoscabo de la experiencia de otros.

Introducimos las estaquillas en los alveolos, presionamos bien alrededor, y volvemos a regar ligeramente para que la tierra se pegue a la madera:



Dejamos la bandeja a la sombra, en un lugar luminoso. De vez en cuando, revisamos, para que no pierda humedad. En unas semanas, emitirán raíces, y en la próxima primavera, muchos de estos esquejes echarán sus primeras flores.

Una de las grandes ventajas de la plantación en alveolos, es que podemos retirar los esquejes y plantarlos en su lugar definitivo sin dañar las raíces. Es un método que me agrada especialmente para los musk, los rosales ingleses, los híbridos de té y los floribunda.



"Una rosa es una rosa es una rosa". Gertrude Stein.

martes, 5 de octubre de 2010

Rosas en otoño



Este otoño no pensaba tener grandes floraciones en mis rosas. Por un lado, las condiciones climáticas han sido adversas: dos meses largos sin lluvias, junto con un persistente viento del nordeste, hicieron que agostaran (verbo muy ad hoc), no importa los esfuerzos de riego que se hicieran.

Por otro lado, mi necesidad de vacaciones :), incluídas vacaciones jardineriles. Así que hasta el mes de julio hice con corrección todos mis deberes roseros, pero agosto me lo tomé como de absoluto descanso. Eso sí, hice la poda a las rosas de floración única, y, con franqueza, fue todo un trabajo, porque la mayoría ya están en fase adulta, lo que supone ramaje en abundancia. Suerte para mí, no es una poda complicada, sino reduccionista: cortar hasta la mitad o un tercio, según los casos. A finales de invierno se les da un repasillo para retirar material enfermo y abonar. Y listo.

No obstante, a pesar de mi dejadez, en estas últimas dos semanas he tenido floraciones interesantes en muchos rosales,...alguna, como la de Janet (Austin 2003), por completo sorpresiva: un día estaba el rosal, otro día miré, y estaba lleno de rosas, ¿de dónde saldrían?.

Voy a centrarme en algunos modernos, que, según mi criterio, han conservado un buen valor como cultivares en otoño. La mayoría de híbridos de té reducen drásticamente su número de pétalos y tamaño de flor tan pronto llegan los calores fuertes. Son pocos los que mantienen el tipo.



Cosmos (Combe, 1994), es un estándar extremadamente florífero, y perseverante. Estará floreciendo hasta que haga un frío total, y conservará capullos aún cuando todo el follaje se haya caído. El aroma es muy agradable.

 


Jardinero Ortiz (Dot, 1969), tan agradecido como siempre. Quizás el arbusto algo feo de formas a estas alturas de la temporada, hubiera agradecido un recorte. Tomo nota para darle una pequeña poda a finales de julio del 2011.

 


Cherry Parfait (Meilland, 2000), en este caso, un grandiflora. No es de mis rosales predilectos, pero confieso que me agradó verlo tan florecido,... a pesar de que me sigue resultando un poco plasticosa la flor, que, por cierto, no huele a nada, ni siquiera ese leve aroma de las flores del campo.

 


Impératrice Farah (Delbard, 1992) es, por el contrario, una de mis debilidades. La flor es perfecta, con una combinación de colores muy peculiar, naranja más crema y un notable aroma.

 

No es raro verlo en flor en esta época, ya que, al contrario que la inmensa mayoría de rosales, no inicia su floración hasta que la temporada está avanzada, y la prolonga de manera notable.

"Una rosa es una rosa es una rosa". Gertrude Stein.

Inspiración jardinera

"No hay dos jardines iguales. No hay dos días iguales en el mismo jardín."

Hugh Johnson

Ojo científico

Inspiración jardinera

"Debido a que el aroma de las flores es mucho más suave en el aire (donde va y viene, como la cadencia de la música), que en la mano, nada resulta más placentero que conocer cuáles son las plantas que mejor perfuman el aire. Las rosas, damascenas y rojas, son las que emiten aroma de manera más rápida...."

De Jardines, escrito por Francis Bacon en 1625.

---Muchas gracias por visitarnos, y disfrutar con nosotros de Días de rosas  © 2008-2015

Volver hacia ARRIBA