Si has llegado hasta aquí...

...es probable que estés buscando información sobre una plaga o enfermedad de tus rosales. Recuerda que es responsabilidad de tod@s el uso sostenible de los tratamientos fitosanitarios: la utilización de insecticidas, fungicidas, acaricidas, etc. ha de ser puntual, proporcionada y justificada, minimizando los efectos negativos sobre los humanos y la fauna terrestre y acuática.

lunes, 30 de agosto de 2010

Rosaleda natural



Después de un paréntesis de merecido descanso durante el mes de agosto, Días de Rosas vuelve a su actividad habitual, aunque no sin nostalgia por las bondades del verano al que le quedan pocas semanas.

Tuve la ocasión, después de varios años sin ir, de acudir unos cuantos días a la Cerdanya, tierra de mi familia materna, asolada por un urbanismo salvaje y las "élites" de Barcelona y divisiones administrativas y estatales ilógicas, aunque tan pronto como te alejas de una carretera todas esas lacras dejan de pesar.

Son unas cuantas las especies de rosas que de modo espontáneo crecen en las zonas alpinas y en las que no lo son tanto. Mis habilidades para identificarlas no son demasiado buenas, sólo distingo la R. spinossisima o pimpinellifolia, de crecimiento rastrero y follaje pequeño y evocador de los helechos.





Junto con éstas, crecen otros rosales más vigorosos, que no soy capaz de identificar (no había ni bayas maduras ni demasiadas flores). Podría tratarse de R. eglanteria, R. micrantha, R. pendulina o R. canina.





Las combinaciones de rosas con otras plantas con las que crecen de manera espontánea juntas pueden ser muy inspiradoras. Cerca de los rosales, pero en lugares más húmedos crecen los acónitos, tanto azules ( Aconitum napellus) como amarillos (A. vulparia). Son plantas preciosas, muy venenosas, muy empleadas en jardines del norte de Europa pero poco usadas por aquí. No sé cómo se adaptarían a un clima a nivel del mar.




No lejos de los acónitos, en los prados, crecen gencianas de dos tipos. Unas de flores liláceas, que podrían ser G. acaulis y otras amarillas de largas flores pero en agosto ya agotadas, que son G. lutea. Tampoco son raras las orquídeas, como la la Dactylorhiza maculata.




Claveles enanos de dos especies D. deltoides y D. hyssopifolius coexisten con los rosales en los lugares más abiertos. Las formas silvestres me parecen más bonitas, por lo menos para jardín, que las más dobles. Los centros de jardinería suelen disponer en tiestos cuadrados de 8x8 de D. deltoides. Son una muy buena cobertora.




Por último, rosas y coníferas, en concreto, Juniperus communis. No creo que hicieran mala pareja coníferas de pequeño formato junto con rosales.



La naturaleza es sabia y suele integrar perfectamente los ingredientes de que dispone; ahora que empieza la época de planear nuestros jardines de cara a la próxima temporada, nos puede echar una mano de cara a saber cómo complementar los rosales.



"Una rosa es una rosa es una rosa". Gertrude Stein.

miércoles, 4 de agosto de 2010

El método de la bolsa




Los rosales de esqueje tienen muchísimas ventajas, tal y como tantas veces hemos comentado en otras entradas del blog.Hay rosales que, en sus propias raíces, se extienden por el suelo hasta donde pueden. Otros, como es el caso de las rosas de té, dan menos problemas esquejados que injertados.

Este método que os presento, el de la bolsa de congelar, lo leí en la web de Paul Barden ( http://www.rdrop.com/~paul/hulse.html ) , dentro de los artículos que recoge sobre reproducción. Esta temporada lo he querido probar y no me quejo de los resultados, en especial con rosales de té. He adaptado el sistema a mis necesidades y posibilidades.


Necesitamos:
-Bolsas de congelar. Yo uso de las más baratas, aunque en el artículo citado usaban una de cierre zip.
-Cuerda, para cerrar la bolsa, ya que no uso zip-lock.
-Esquejes. Preferiblemente con talón, ya en esas zonas de unión existe un tejido más favorable para que salgan raíces. La idea es cortar un esqueje justo desde la intersección con la rama. El estado perfecto para el éxito del esqueje es el que tiene la madera justo después de haber florecido el tallo.



-Sustrato. Uno cualquiera, que humedeceremos bien.

El procedimiento es muy sencillo:1)Quitamos las hojas inferiores de los esquejes, para evitar que toquen el sustrato. Es una forma de evitar hongos y podredumbres innecesarias



2)Llenamos la bolsa con la tierra humedecida. No es necesario que haya mucha. Las bolsas con la tierra se mantienen bien en pie, pero si notáis que no tienen suficiente estabilidad, utilizad un tiesto, como si fuera un aro para contener el contenido desparramado de la bolsa.
3)Ponemos los esquejes. Yo pongo 4 o 5 en estas bolsas de congelado.
4)Cerramos bien. Se pretende saturar la atmosfera de dentro de la bolsa.
5)Colocamos la bolsa a media sombra. El calor del verano y unas cuantas semanas harán el resto. El plástico transparente nos permite apreciar la nascencia de raíces.



6)Trasplantamos.

En el esqueje de Nozomi de la primera foto se ven suficientes raíces como para que pueda sobrevivir fuera. Usaremos un sustrato ligero, procurando no romper las raícillas con el trasplante.
7)Colocamos el tiesto protegido del sol. Es necesario para que no se seque el esqueje, por lo limitado de su sistema radicular.
8) Pasadas algunas semanas, ya podemos colocar el esqueje al sol, sin olvidarnos de hidratarlo bien y empezar a abonar.

Este sistema me ha dado buenos resultados con Nozomi, Marie Van Houtte, Rosette Delizy y Cinderella y no tanto con híbridos de té.

"Una rosa es una rosa es una rosa". Gertrude Stein.

Inspiración jardinera

"No hay dos jardines iguales. No hay dos días iguales en el mismo jardín."

Hugh Johnson

Ojo científico

Inspiración jardinera

"Debido a que el aroma de las flores es mucho más suave en el aire (donde va y viene, como la cadencia de la música), que en la mano, nada resulta más placentero que conocer cuáles son las plantas que mejor perfuman el aire. Las rosas, damascenas y rojas, son las que emiten aroma de manera más rápida...."

De Jardines, escrito por Francis Bacon en 1625.

---Muchas gracias por visitarnos, y disfrutar con nosotros de Días de rosas  © 2008-2015

Volver hacia ARRIBA