Si has llegado hasta aquí...

...es probable que estés buscando información sobre una plaga o enfermedad de tus rosales. Recuerda que es responsabilidad de tod@s el uso sostenible de los tratamientos fitosanitarios: la utilización de insecticidas, fungicidas, acaricidas, etc. ha de ser puntual, proporcionada y justificada, minimizando los efectos negativos sobre los humanos y la fauna terrestre y acuática.

domingo, 31 de mayo de 2009

La Belle Sultane: oro y terciopelo



Las cualidades de sencilla y no refloreciente, asociadas a una rosa, no siempre resultan deseables para todo jardinero, aunque tras este binomio se escondan belleza magnética y ausencia de problemas fitosanitarios.

La Belle Sultane es una rosa verdaderamente antigua, clasificada dentro del grupo de las gallica. Hay autores que consideran, en cambio, que se trata de una híbrida de R. Pendulina. Su origen se sitúa en los Países Bajos en el siglo XVIII, siendo posteriormente, en la primera década del XIX, introducida en Francia por Dupont.



En relación con otras gallica que cultivo, ésta resulta más alta, pues pasa holgadamente del metro veinte de altura y paradójicamente, a pesar de estar en sus raíces, menos expansiva que otras variedades de su misma familia. El arbusto es denso, aunque las gallica no tienden a ramificarse demasiado, su ramificación emerge en forma de cañas delgadas y con pocos pinchos desde el nivel del suelo.



La floración de este año ha sido copiosísima. Desde finales de abril, hasta el día de hoy, diariamente ha ido abriendo flores. Las flores son muy sutiles, de escasos pétalos, aunque más que simple la podríamos calificar como semidoble. Sobre el fondo de terciopelo violáceo, los órganos reproductivos de cada flor, doradísimos, brillan especialmente. El capullo tiene el aliciente, además, de ser bastante crestado. Por tanto, oro, encajes y telas preciosas para la bella sultana :), aunque no demasiado perfume.



No creo que sea un rosal para ubicar en el lugar donde queramos orden. Per se es muy campestre, por lo que creo que necesita de un entorno con pocas pretensiones de artificiosidad o formalidad.

A pesar de su única floración, en otoño ofrece unas buenas bayas elípticas del tamaño de una cereza y un follaje enrojecido que siempre es de agradecer en ausencia de flores.

El color y la textura de los pétalos es muy difícil de retratar, pero gracias a Iolanda podemos disfrutarla en fotos que más o menos pueden dar una idea real de cómo es La Belle Sultane.



"Una rosa es una rosa es una rosa".
Gertrude Stein.

viernes, 29 de mayo de 2009

El coraje de una opinión...American Pillar, Dorothy Perkins, Super Dorothy.


 


Esta entrada trata sobre la valentía que supone decir lo que se piensa.

Vita Sackville-West escribía en The Observer el 18 de Febrero de 1951:

En una afable, pequeña y vieja ciudad cercana a donde vivo, alguien ha tenido la imaginación de plantar un seto semejante de rosales rambler. Ocupa la totalidad de su frente a la carretera, unas 150 yardas, creo, y durante los meses de verano la gente viene desde todo el país para verlo. Debo admitir que se trata de una vista impresionante; una llamarada de color; una larga, inflamada y llamativa raya, como si alguien hubiera garabateado con pincel rojo densas ramas rojas sobre una grueso matorral verde. Una idea espléndida; muy efectiva; pero, oh, ¡qué crudo!. Parpadeo al verlo; y, tras parpadear, lloro. No es sólo la virulencia del color lo que trae lágrimas a mis ojos, sino la pena porque una idea tan buena haya sido llevada a cabo del modo más fastidioso.


Vaya, se pone interesante, sigamos...

El seto está hecho con American Pillar, una rosa que, junto con Dorothy Perkins, debería ser abolida de nuestros jardines.


 


Una opinión ciertamente radical, veamos cómo la justifica...

Ya sé que este ataque hacia dos rosas populares pondrá furiosa a mucha gente;


Tú dirás, porque con el trabajo que cuesta cultivar rosas, como para criticarlas después...

pero si uno escribe artículos sobre jardinería, ha de tener el coraje de dar su propia opinión.


Eso es cierto...

Odio, odio, odio American Pillar y su dulce y rosada compañera Perkins. ¿Qué hubiera plantado en su lugar? [...]


Y así continúa Vita explicando su perspectiva de lo que es y no es un buen rambler.
 


No cultivo American Pillar (van Fleet, 1902), y no puedo decir si es tan odiosa, pobrecilla jajajajaja. Tampoco cultivo a la dulce Dorothy Perkins (J&P, 1901).



Pero sí cultivo una de sus secuelas, Super Dorothy (Hetzel, 1986), y es un minirambler muy bonito y útil, ¿qué pensaría Vita de él, si hubiera vivido lo suficiente como para verlo?,...casi prefiero no saberlo jajajajaja.

Fotografías: Josep y Hawai.

"Una rosa es una rosa es una rosa".
Gertrude Stein.

jueves, 28 de mayo de 2009

Molineux, o el color en movimiento.

Me costó mucho mucho decidir que ejemplares elegir para mi pequeño patio.
Un primero pedido me llevó a los rosales vintage que despertaron mi curiosidad y cierta emoción de tocar y oler... pero una vez cumplido ese deseo decidí que quería también pisar el terreno de los Austin.

Y no quería dos "iguales" ni en envergadura, forma de flor o color u olor, los quería cual mas dispar y diferente, de ahí la dificultad...

Y hay una parte conseguida, al menos del Harlow Carr y de el protagonista de ésta entrada.

Molineux... no se su parentesco, ni su origen, ni su traducción, pero si me sugiere cual movimiento de las aspas de un molino su aire cambiante tanto en colores e intensidad... sorprendente. algún día debemos plantear el por que de esos cambios.

Es un arbusto elegante, esbelto, bien cubierto desde su base (a tener en cuenta que lo tengo en su primer año...) las flores de tamaño medio se forman o bien solas o bien en ramilletes de dos o tres.
Con un olor suave y fresco...
Las primeras rosas en abrir me decepcionaron un tanto al primer golpe de vista, en principio pensé que se trataba de un hermano pequeño de Golden Celebrationpara después observar una roseta que me recordaba un habitual híbrido de thé...Pero ains, faltaba por llegar lo mejor, su plenitud, abierta completamente y exponiendo una gama de colores de amarillo al naranja. no demasiado intensos, no por ello menos llamativo por su forma.Y lo inesperado, tras una primera floración discreta, pilló algo de oidio que anduve tratanto y apareció esta segunda, con una intensidad de color muchísimo mas fuerte, y cuyas tonalidades me hipnotizan, si Golden es amarillo huevo, éstas rosas contienen, el huevo, la yema y el pollito si se tercia, ¡vosotros mismos podeis comprobarlo.Mereció la pena... de nuevo, gracias Hawaii, si tu no me lo hubieras sugerido, realmente, nunca me hubiera fijado en éste ejemplar.


Por alguna razón que desconozco al remuestrear la imagen en el blog, sale un tanto borrosilla, para poder ver con detalle pinchar sobre ésta y se verá correctamente.


"Una rosa es una rosa es una rosa".
Gertrude Stein.

miércoles, 27 de mayo de 2009

Belle Isis, la madre de las rosas de David Austin





Belle Isis es otra de las gallica que me atrajo desde el primer momento. En mi primer viaje a Vivers de Moleto me la traje sin pensármelo dos veces, junto con Felicité et Perpétue y Penélope, rosales de gran calidad y excelente resultado.



Es un rosal de 1845, hibridado por en Bélgica por Parmentier. Se caracteriza por un crecimiento modesto en altura, en mi caso, no alcanza el metro y follaje áspero en color verde claro. Por su colorido pálido, nos encontramos otra vez ante una excepción dentro del panorama gallica, por lo que algunos autores sugieren en su ascendencia mezclas de rosales orientales.



Las flores, de tamaño moderado, se despliegan paulatinamente desde un capullo notablemente crestado hasta una roseta plana de un rosa sutil con botón central. Pero si por algo destaca Belle Isis es por su perfume. El origen del olor a mirra de determinadas rosas de Austin está en ella. Cuando David Austin describe sus rosas en el catálogo, a cualquiera que las lea le aparecerá la curiosidad por saber a qué huele la mirra. En principio, se refiere al olor anisado de Myrrhis odorata.



El cruce de Belle Isis y la floribunda Dainty Maid originó Constance Spry, la primera de las rosas inglesas, no refloreciente pero con la genética de rosa moderna heredada de Dainty Maid. Constance Spry y Duchesse de Montebello originaron Chaucer, y , a partir de allí, una gran parte de las rosas inglesas (las que muestran coloraciones púrpuras tienen, principalmente, su origen en Chianti, cruce entre la gallica Tuscany y otra floribunda moderna).




Animo a todo el mundo a que cultive rosas antiguas no reflorecientes, en especial gallica . El establecimiento de estos rosales puede ser lento, pero siempre será seguro. No hay que ver la no remontancia como una traba a la hora de elegir un rosal, conviene sopesar otros parámetros muy importantes, como el de su salud, la belleza del follaje o incluso el de la textura de los pétalos. La remontancia de muchos rosales modernos, tras la primera floración, en multitud de casos no resulta plenamente satisfactoria. Por lo tanto, debemos eliminar los prejuicios a ese nivel y atrevernos sin dudar a incorporar esta clase de rosas en nuestros jardines.





"No hay nada más difícil para un pintor en verdad creativo que pintar una rosa, porque debe olvidar todas las que antes fueron pintadas".
Henri Matisse.

martes, 26 de mayo de 2009

Rosa Mundi, rosa mítica




Es una de mis rosas favoritas y está en flor. Rosa Mundi es un arbusto mítico, del que se ha escrito con profusión. Se trata de un sport estriado de Rosa gallica var. 'officinalis', existiendo referencias a él anteriores al S. XV.

De él, nos comenta Vita Sackville-West, algo enfadada, porque había (quizás la sigue habiendo) una confusión entre los jardineros de la época, que la confundían con la damascena York and Lancaster:

York and Lancaster es de color rosa pálido, casi blanco; y sólo unos pocos pétalos son variegados, pero no todos; una cosa aguada, que no merece la pena tener. Rosa Mundi es, con diferencia, mucho más impactante. Es de un rosa más intenso y todos los pétalos están teñidos de un auténtico tono carmesí. Además, florece con mayor profusión. No importa mucho si a la gente, de manera equívoca, les gusta seguir llamándola York and Lancaster, como sin duda han hecho y seguirán haciendo.




Vaya, tampoco será para tanto, ¿no? jajaja. Leyendo a Vita, tal pareciera que la pobre York and Lancaster es un horror,...seguro que no es tan así ;). Continúa:

A rayas, y con puntos, y con manchas, esta hermosa rosa antigua florece en Junio, proporcionando variaciones sin fin en sus marcas. Nunca sabes qué forma qué forma tendrán esas manchas. Algunas veces son rayas rojas ordenadas, otras veces, a manchones, otras veces son meros puntos, pero siempre variados, decorativos e interesantes. Me recuerdan al zumo de cereza generosamente vertido en una jarra de crema de leche. Un arbusto de Rosa Mundi en plena floración es digno de ver. No merece la pena cortar las flores para el jarrón, a no ser que puedas darte el lujo de cambiarlas a diario, ya que no duran en agua.


El aroma de Rosa Mundi es muy agradable e intenso. Otro punto a su favor es que no parece alterarse en absoluto por culpa de la lluvia o del sol,...o de ambos.



"Una rosa es una rosa es una rosa".
Gertrude Stein.

domingo, 24 de mayo de 2009

Duchesse de Montebello




Normalmente suelo ver bastantes defectos a todos los rosales. Para encontrar lo que más nos conviene según nuestros gustos hay que ser crítico y, en ocasiones, tomar decisiones tajantes respecto de rosales que nos dan resultados pobres o no nos terminan de causar todo el buen efecto que queremos.







Sin embargo, todo este sentido crítico se desvanece en cuanto veo las flores de Duchesse de Montebello, rosa gallica, de problemático encasillamiento en este grupo por su coloración pálida, dentro de una familia dominada por el cromatismo intenso. Brent Dickerson la considera como híbrida de noisette, y probablemente tenga algún ancestro refloreciente ya que, a partir de ella, se han hibridado rosas remontantes (como Chaucer, una de las primeras rosas de David Austin).




Según Peter Beales, es un componente adorable del grupo gallica. Su año de hibridación fue 1829, siendo su artífice el francés Laffay. De flores pequeñas (de unos siete centímetros de diámetro) y bien perfumadas, posadas sobre un arbusto ordenado y con una coloración que Beales describe como un suave rosa femenino.




A pesar de su genética parcialmente oriental, sólo nos obsequia con una floración que dura cerca de un mes, en mi clima, el de mayo. Lo bueno se hace esperar y no puede estar permanentemente en oferta. Para mí es una de las rosas antiguas con una forma más exquisita. Lo tiene todo: anillo, cuarteado y botones. No es raro que David Austin se fijara en ella para iniciar su línea de rosas inglesas, los atributos antes señalados son una permanente objetivo para él y por ello no es raro que se sirviera de Duchesse de Montebello para conseguir estos efectos en sus rosales.






Mi ejemplar está en sus propias raíces, fue adquirido en Vivers de Moleto, durante una de mis emergencias - fuera de temporada de plantación a raíz desnuda- de gallicas. Tiene mucha potencia en su sistema de radicular, por lo que resulta muy colonizadora en sentido horizontal. Ello supone una ventaja para facilitarnos su propagación, dado que simplemente dividiendo la mata podemos obtener otro ejemplar.




"No hay nada más difícil para un pintor en verdad creativo que pintar una rosa, porque debe olvidar todas las que antes fueron pintadas".
Henri Matisse.

sábado, 23 de mayo de 2009

Terciopelo, rosa favorita del público en el Concurso Internacional de Madrid 2009




Terciopelo, rosa favorita del público de Madrid 2009. Fotografía: 20minutos.

A lo largo del pasado 20 de Abril, los visitantes de la madrileña rosaleda Ramón Ortiz han votado la rosa favorita del público, una de las actividades clásicas incluídas en el marco del Concurso Internacional. La rosaleda, que data de 1958, es una de las dos mejores de Europa, junto con la situada en Ginebra. Hay más de 16.000 rosales, y lleva el nombre del que fuera su impulsor y Jardinero Mayor de la Villa, Don Ramón Ortiz. A este jardinero, la casa Dot le dedicó en 1969 una estupenda rosa clásica roja, de gran valor como arbusto de jardín.

Cada visitante recibía de regalo una rosa al emitir su voto. La ganadora ha sido Terciopelo, una rosa roja danesa, con flor de estilo romantico y muchos pétalos. En un primer momento, imaginé que se trataba de una rosa de Poulsen, lo que he podido verificar del todo al conocer su nombre de registro: Poulcas.

En contrapartida al gusto del público, los premios del Concurso Internacional han sido, primero y segundo, para dos rosas francesas (casi con seguridad la omnipresente Meilland, o, quizás, Delbard, que suele participar en Madrid), y el tercero, una rosa danesa (vuelvo a imaginar que es de Poulsen).

De la rosa ganadora, sólo sabemos que es también roja, pero con flor más abundante y pequeña que Terciopelo. Especulando, imagino que se trata de una floribunda.

Lamento no poder daros más datos, pero es lo único que he podido conseguir tras leer en varios medios digitales la noticia. Supongo que con el paso de los días conoceremos con exactitud nombres de rosas e hibridadores que han sido galardonados. El nivel del periodismo jardineril es bajo, ya que ni siquiera se molestan en anotar las referencias de los ganadores. Con todo, agradezco al periódico digital 20minutos su información, la más completa.

Aprovecho para lamentar (una vez más) la escasa presencia en la web de nuestra rosaleda Ramón Ortiz. El Ayuntamiento de Madrid no tiene ni media docena de fotos en su página web, amén de un plano, lo que sería su obligación para promocionar la cultura de la jardinería, y el turismo de calidad en la Villa. Hay sólo una foto, y ni siquiera es una panorámica que muestre mínimamente el potencial de la rosaleda. Si estuviera en Londres o París, seguro que esto no pasaba.

Menos mal que los roseros tenemos mucho espíritu, Ramón Ortiz fue buena muestra de ello.




"No hay nada más difícil para un pintor en verdad creativo que pintar una rosa, porque debe olvidar todas las que antes fueron pintadas".
Henri Matisse.

viernes, 22 de mayo de 2009

Fantin-Latour: la belleza


 


Planté Fantin-Latour un par de años antes de leer a Vita Sackville-West, quien afirma que es una de sus dos rosas favoritas absolutas. No me extraña que su opinión fuera ésta, porque es una rosa que lo tiene todo: belleza de flor, aroma, buen follaje, gracilidad. Ésta será la primera de las muchas veces que hablaré de ella.

Graham S. Thomas la descubrió en un jardín, la reintrodujo en el mercado y la bautizó con el nombre del famoso pintor francés, Henri de Fantin-Latour. Thomas la consideraba una centifolia con influencia de otras familias, casi con seguridad, R. alba. Desconocemos, por tanto, quién fue el hibridador o cuál fue su trayectoria comercial como arbusto.

 


Florece con profusión, durante semanas, en ramilletes de tres o cuatro. Las flores tienen su botón, su anillo, y despliegan la roseta de manera perfecta con el paso de los días. El aroma es delicioso, os prometo que no exagero, es un aroma muy refinado. Y, el color, es tal cual el rosa porcelana. En mi jardín, estas flores han resistido todo: lluvia, insolación, viento, días más frescos, días más calurosos.

 


Apenas tiene espinas, y el follaje es verde oscuro, mate. El arbusto se puede utilizar como trepador, aunque lo prefiero cultivado al estilo inglés: como arbusto de jardín. En mi caso, adorna una de las borduras del huerto. Aconsejo dejarle sitio, no forzarlo, que pueda crecer con libertad para desplegar todo su potencial.



"No hay nada más difícil para un pintor en verdad creativo que pintar una rosa, porque debe olvidar todas las que antes fueron pintadas".
Henri Matisse.
Posted by Picasa

jueves, 21 de mayo de 2009

Deja la espina, coge la rosa

Il trionfo del tempo e del disinganno (1707) es un precioso oratorio de G. F. Händel, un diálogo entre cuatro personajes: la Belleza, el Placer, el Tiempo y el Desengaño. La Belleza canta el aria que hoy nos canta Cecilia Bartoli, Lascia la spina; sirva como homenaje a Händel en el año del 250 aniversario de su muerte.







Lascia la spina
cogli la rosa;
tu vai cercando
tu vai cercando
il tuo dolor.
Lascia la spina
cogli la rosa;
tu vai cercando
il tuo dolor.

Canuta brina
per mano ascosa,
giungerà quando
nol crede il cuor.
giungerà quando
nol crede il cuor.


¿Os resulta familiar? Sí, tenéis razón; unos años después, en 1711, Haendel recicló el aria para su ópera Rinaldo y la convirtió en la que probablemente sea su aria más célebre, Lascia ch'io pianga.

Qué disfrutéis de este viaje al Barroco!


"No hay nada más difícil para un pintor en verdad creativo que pintar una rosa, porque debe olvidar todas las que antes fueron pintadas".
Henri Matisse.

miércoles, 20 de mayo de 2009

Un pequeño arbusto. Harlow Carr

Este rosal no es un inglés al uso, si es que se puede decir algo asi de los rosales ingleses, pero quienes estén cansaditos de los Austin pueden sorprenderse aún.

Con un follaje verde no muy obscuro y ramas con muchas diminutas espinas rojizas que descacan (supongo que avisan del peligro :)) y acaban en ramilletes de entre 12 y 8 capullos.Forma un arbusto bastante tupido, esbelto... y pequeñito, al menos de momento.Los ramilletes abren con rosas en tonos rosa y en diversas formas, cual mas atractiva,
pero me llama la atención de la bolita que va abriendo completamente y uno a uno, los pétalos exteriores
y envejeciendo de forma armoniosa y dejandose tapar por las nuevas compañeras que abren...

Su olor es intenso, no lo sabría describir, pero me recuerdan los polvos de talco ¿o es mi imaginación?

Es su primer año conmigo, no está tan tupido como muestra en su foto de catálogo Austin, pero creo, y espero, que será cuestión de tiempo...

"No hay nada más difícil para un pintor en verdad creativo que pintar una rosa, porque debe olvidar todas las que antes fueron pintadas".
Henri Matisse.

martes, 19 de mayo de 2009

El acodo rápido: una forma eficaz para reproducir nuestros rosales


Mi intención al redactar esta entrada es que practiquemos tod@s este sistema para propagar rosales. Dominando esta técnica, no habrá rosal que se nos resista a la hora de la reproducción.

Se trata de un tipo de acodo, que es más rápido que el acodo clásico. El origen está en un artículo de la American Rose Society, y me han asegurado socios de la ARS que funciona a las mil maravillas.



Necesitamos:

  • Una cesta de jardiner@.
  • Guantes.
  • Tijeras de podar.
  • Tijeras normales.
  • Bolsas de plástico, transparentes o traslúcidas.
  • Hilo grueso.
  • Hormonas de enraizamiento.
  • Un pincel.
  • Etiquetas y rotulador.
  • Un sustrato ultraligero, se recomienda sphagnum (un género de musgos).


Comienzo por preparar lo que me va a hacer las veces de sustrato. Como tengo musgo en abundancia por el jardín, escojo uno que sea voluminoso, y lo saco con algo de tierra. Lo coloco en un cubo, y lo rocío con agua, para que esté bien humedecido, pero no encharcado:



Ahora es el momento de seleccionar la rama del rosal que me interesa reproducir. Este tipo de acodo se hace sobre madera nueva, de la temporada en curso. Ciertamente, así se acelera el proceso de enraizado, frente al acodo clásico, que se hace sobre madera ya consolidada. Pero, como contrapartida, la planta que voy a obtener es más pequeña que si realizo el acodo clásico.

He escogido esta rama, a la que, con las tijeras, corto hojas y espinas de una zona como de 10 cm, sobre la que voy a trabajar:



Con el cutter, extraigo un trozo alargado de corteza, teniendo mucho cuidado, y con un pincel, la cubro con hormonas de enraizamiento:



Corto un trozo de plástico (tráslucido, en este caso), y lo ato con el cordón por la parte baja:



Relleno con el musgo, dejando también algo de tierra en contacto con la zona:




Y cierro del todo:



En uno de los extremos del cordón, ato la etiqueta, con la fecha:



Elionor :) nos comenta este truco para evitar que el sustrato que pongamos se seque: incorporar agua a través del plástico con una jeringuilla.

Tardan entre cuatro y seis semanas en aparecer las raíces. Este método puede resultarnos de mucha utilidad, ya que sirve para reproducir gran número de arbustos. Sólo es necesaria la práctica.



"No hay nada más difícil para un pintor en verdad creativo que pintar una rosa, porque debe olvidar todas las que antes fueron pintadas".
Henri Matisse.

Inspiración jardinera

"No hay dos jardines iguales. No hay dos días iguales en el mismo jardín."

Hugh Johnson

Ojo científico

Inspiración jardinera

"Debido a que el aroma de las flores es mucho más suave en el aire (donde va y viene, como la cadencia de la música), que en la mano, nada resulta más placentero que conocer cuáles son las plantas que mejor perfuman el aire. Las rosas, damascenas y rojas, son las que emiten aroma de manera más rápida...."

De Jardines, escrito por Francis Bacon en 1625.

---Muchas gracias por visitarnos, y disfrutar con nosotros de Días de rosas  © 2008-2015

Volver hacia ARRIBA